El PP cuestiona los criterios para regular el ocio en el casco antiguo de Alicante

El portavoz del PP, Luis Barcala, critica la "falta de justificación en los criterios" para regular la actividad de ocio en el Casco Antiguo y el Centro Tradicional, incluidas en las modificaciones de los planes especiales de Alicante donde hay un conflicto de intereses entre los residentes en la zona y las actividades recreativas, que generan riqueza y empleo en la ciudad.

LCV. Alicante / 12 de noviembre de 2017

"¿Qué distancia se considera próxima y quién determina si está próxima o no?", pregunta dirigente popular en una de las alegaciones presentadas. El PP advierte de la "falta de justificación en la memoria de las limitaciones de distancia, radio de afección y superficie útil de sala". Barcala pregunta "si existe un estudio del impacto a futuro de aplicación de estas distancias y superficies". En definitiva, argumentos "que justifiquen" la propuesta del tripartito donde se establece una triple condición limitativa como son la distancia (radio de 50 metros), la densidad (radio de 70 metros) y la superficie (100 metros útiles de sala).

En este sentido, y ante esta falta de justificación explica Barcala que "no sería la primera vez que distancias y parámetros se fijan con una finalidad no declarada pero contrastable, bien para que se puedan permitir usos o para que o se puedan permitir".

El Grupo Popular coincide con la premisa de que "existe un problema de compatibilidad entre la conciliación de los intereses de los vecinos y los intereses de generación de riqueza y empleo que implica toda actividad económica, pero no compartimos que el criterio para solventar este problema sea la prohibición y la limitación en los términos planteados". Por este motivo, el PP pide que la tramitación de esta modificación puntual "se acompañe con el resto de modificaciones de otras normas y planes municipales y que, en el caso del Casto Antiguo, que esta modificación se plantee en la comisión de pleno creada a tal efecto".

Por otra parte, uno de los puntos más cuestionables para el PP sobre la modificación del plan de protección del Centro Tradicional es "la eliminación de la limitación para la instalación de usos de pubs y discotecas en planta de piso, siempre que esté vinculado a la planta baja y en edificio exclusivo". Algo que para los populares "no resulta admisible".

Comparte este contenido: