El monte Benacantil cuenta con casi medio centenar de erizos

Con el objetivo de estudiar la población de erizo europeo (Erinaceus europaeus) situada en pleno núcleo urbano de la ciudad de Alicante, en el monte Benacantil, así como sensibilizar sobre las amenazas que afectan a la especie, la Universidad de Alicante ha llevado a cabo un proyecto de investigación participativo durante un periodo de 6 meses (marzo-septiembre 2017).

LCV. Alicante / 11 de enero de 2018

Gracias al apoyo del Ayuntamiento y la Asociación Galanthus, más de 120 voluntarios (52% mujeres y 48% hombres) de todas las edades han podido formar parte de este estudio de ciencia ciudadana. Los erizos se localizaron haciendo batidas a lo largo de recorridos preestablecidos en dos zonas: ladera Norte Benacantil y Parque de la Ereta. Capturados con la mano mediante el uso de linternas y guantes, se han medido, pesado, sexado y marcado individualmente con marcas de colores adheridas a sus púas, un total de 48 erizos: 22 adultos y 26 juveniles, de ellos 27 machos y 21 hembras.

Para estudiar sus movimientos y el uso del espacio de las 34,8 hectáreas del monte Benacantil, 15 ejemplares se equiparon con dispositivos GPS. Los datos muestran como las áreas de campeo varían significativamente según el sexo del animal, siendo la media de recorrido en machos de 8,9 ha y 3,7 hectáreas en el caso de las hembras.

Además, durante el proyecto se desparasitaron todos los ejemplares capturados para el estudio de su carga parasitaria y se obtuvieron muestras de pelo para análisis genéticos.  "Aunque todavía estamos examinando muchas de las muestras recopiladas, en una población de erizos tan aislada como la del Benacantil esperamos encontrar una diversidad genética menor que en ejemplares de zonas interconectadas donde existe un mayor flujo de individuos de otras poblaciones", explican los responsables del estudio Jana Marco y Germán López del Departamento de Ecología de la UA.

Propuestas de mejora

Aunque se trata de una especie totalmente adaptada al medio urbano, uno de sus principales riesgos son los atropellos. Es por ello que, como medida de protección, desde la UA plantean algunas mejoras para que los erizos puedan evitar el paso por la carretera de acceso el Castillo de Santa Bárbara, así como la instalación de señales que adviertan el paso de estos animales.

Por otro lado, para atraer otras especies y fomentar la educación ambiental, los expertos de la UA también aconsejan aprovechar el sistema de riego de la zona para colocar bebederos e instalar paneles informativos sobre la fauna presente en el monte Benacantil.

La actividad ha tenido una gran acogida por parte de la ciudadanía y "ha sido increíble", en palabras de la organización, el éxito de participación e interés por una especie animal tan desconocida en las ciudades. De hecho, muchos de los voluntarios ni siquiera habían visto ningún erizo antes de participar en el proyecto. Los investigadores de la UA insisten en que "no hace falta salir de la ciudad para darnos cuenta de la gran variedad de especies que conviven con nosotros".

"Agradecemos enormemente a todos los voluntarios que han hecho posible este proyecto, por su grado de implicación y el perfecto ambiente de trabajo que mantuvieron en todas y cada una de las jornadas. Juntos hemos creado ciencia gracias a este proyecto de participación ciudadana", insisten Marco y López.

El equipo de investigadores de la UA está trabajando actualmente en nuevas vías de colaboración con otros ayuntamientos de la provincia de Alicante que se han mostrado muy interesados en realizar una actividad de participación ciudadana como esta en sus municipios.

Estudios previos

No es la primera vez que la Universidad de Alicante lidera un trabajo de estas características ya que, desde hace cinco años, Jana Marco y el profesor Germán López están llevando a cabo una investigación sobre la población de erizo europeo presente en el campus de San Vicente del Raspeig conocido como proyecto ErizUA. Se trata del primer trabajo de investigación a nivel nacional que estudia la adaptación de la fauna salvaje a entornos urbanos usando al erizo como modelo y que cuenta con la colaboración de Alejando Romero, del Departamento de Biotecnología de la UA, y el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona entre otros colaboradores.

Los primeros resultados de este proyecto fueron presentados en formato póster en el XIII Congreso de la Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM), que tuvo lugar del 6 al 9 de diciembre de 2017 en Guadalajara.

Comparte este contenido: