Barcala advierte de que los presupuestos de Alicante prevén menos transferencias del Consell al Ayuntamiento

"Son unos presupuestos alejados de la realidad ciudadana, que sigue gastando en dotaciones innecesarias ni urgentes y deja descolgados a gran parte de los alicantinos", ha afirmado el portavoz del PP, Luis Barcala, quien lamentado que el proyecto de presupuesto del "gobierno ilegítimo" de Alicante para 2018 "confirma el maltrato y el olvido del Consell, donde se materializa la reducción en un 4,8% de transferencias autonómicas al Ayuntamiento, desde los 3.138.317 euros presupuestados en 2017, a los 2.894.095 euros previstos para este año".

LCV. Alicante / 13 de enero de 2018

"Es decir, que mientras la economía nacional y autonómica sigue creciendo, en Alicante se reducen las transferencias del gobierno valenciano". "¿Le importará eso a Ximo Puig? Igual es que el president se acuerda de su alcalde alicantino doblemente imputado y se le pasa", ha incidido Barcala.

Los populares critican que "el gobierno valenciano tampoco ha dudado en reducir las transferencias a Alicante, debido al bajo nivel de ejecución presupuestario registrado en los últimos años por el gobierno del alcalde tapón de las inversiones, el señor Gabriel Echávarri". Y han recordado que en 2016 la recaudación del Ayuntamiento alicantino fue de 269.172.882 euros, "pero sólo fue capaz de ejecutar 255.653.667 euros".

Barcala ha explicado en que "13.519.215 euros fueron extraídos inútilmente de los alicantinos en beneficio del Ayuntamiento, para que luego el alcalde no los destinara a nada". "Lo peor -ha añadido-, es que en los doce meses siguientes que tuvieron para dar destino a ese sobrante en concepto de inversiones sostenibles, también fueron incapaces de invertirlas y se han vuelto a perder ocho millones de euros". En definitiva, "el dinero de los alicantinos en lugar de atender a sus necesidades ha acabado en los bancos", ha lamentado.

"Lo único que en estos casi tres años se recuerda que hayan ejecutado rápido los socialistas ha sido cuando llevaron a cabo el presunto fraccionamiento de los contratos de Comercio por más de 190.000 euros y por los que el alcalde está procesado e investigado por los juzgados", ha apuntado Barcala.

"Con estos antecedentes -resalta- de falta de ejecución presupuestaria de un gobierno municipal que no sabe ni invertir ni gobernar Alicante, la credibilidad del borrador de las cuentas para 2018 está en estos momentos en el mismo sitio que la credibilidad de Echávarri, por debajo de la temperatura que hace hoy en Groenlandia".

"Don Tapón"

En otro orden de cosas, el líder popular ha calificado de "chorrada" la última ocurrencia del alcalde, Gabriel Echávarri, "de inventarse auténticas tonterías -como un acuerdo Guanyar y PP- para justificar su difícil situación en el Ayuntamiento de Alicante, donde suma dos imputaciones, además de la de otro concejal y las dos de sus asesores, y además tiene secuestrada la voluntad popular al haberse aferrado a una Alcaldía de manera ilegítima por representar sólo a seis concejales".

"Habló 'Don Tapón' sobre el interés de otros partidos en bloquear la ciudad de Alicante", ha subrayado Barcala en referencia a sus afirmaciones de que PP y Guanyar la ciudad. "No, si bloqueada y taponada ya la tiene Echávarri cuando no ha ejecutado más del 55% de las inversiones previstas en estos dos años y medio, y cuando gobierna sin legitimidad y con solo seis concejales una ciudad como la nuestra".

Lamenta Barcala no sólo la "diminuta talla política" del alcalde sino su "facilidad para el delirio, que es alarmante desde hace mucho tiempo". "Echávarri tiene una ventaja -ha añadido- y es que cuando la realidad le supera recurre a la ficción, y entonces se inventa cualquier cosa, hasta un punto infantil como en este caso donde es capaz de comparar la situación política de Alicante con la de nuestro país a mediados de los noventa, cuando se produjeron conversaciones entre Aznar y Anguita para terminar con la corrupción socialista".

"Da hasta mucha pena Echávarri, porque a ningún socialista se le ocurriría buscar paralelismos con esa época que no es precisamente la más afortunada para recordar por el PSOE, porque precisamente en aquellos años noventa España estaba azotada por los graves casos de corrupción socialista como Filesa, fondos reservados, Mariano Rubio, Roldán o el terrorismo del GAL".

"Claro que en aquella época Echávarri era más próximo a Unión Valenciana y, por ello, haya tenido este lapsus". En este sentido, Barcala ha asegurado que el alcalde Echávarri, "al contrario de lo que el quiere hacer creer, no representa en absoluto a la izquierda moderada sino a la izquierda imputada, y eso es una evidencia por los dos casos por los que está siendo investigado en los juzgados". Asimismo, ha afirmado que "si por políticas sensatas se entiende proponer túneles submarinos o puentes sobre el Puerto, como hace unos meses ha llegado a plantear Echávarri, entonces es que todavía no conoce el significado de esa palabra".

Por último, Barcala ha querido aclarar al alcalde que "por mucho que se empeñe no representa ni de lejos la voluntad popular y si todavía representa a la ciudad es por una anomalía democrática ya que el pacto de gobierno que le llevó a la Alcaldía está roto y ha traicionado los acuerdos que lo impulsaron".

Comparte este contenido: