Puig anuncia una segunda reunión este otoño en Alicante con el equipo negociador de la CE para el Brexit

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha destacado los avances del acuerdo para garantizar, después del Brexit, los derechos sociales tanto de los valencianos que viven en Reino Unido como de la colonia británica residente en la Comunitat Valenciana, una cuestión que ha tildado de "fundamental" porque "lo primero son los derechos de las personas".

LCV.  Bruselas / 16 de mayo de 2018

El president ha anunciado, tras su reunión en Bruselas con el líder del equipo negociador de la Comisión Europea para la salida de Reino Unido de la UE, Michel Barnier, que habrá una segunda reunión con él el próximo otoño en Alicante. "El Brexit no puede dinamitar Europa, sino todo lo contrario, tiene que ayudar a saber que Europa es la única alternativa posible para el futuro", ha afirmado Puig.

La Generalitat ha constatado en la reunión de este miércoles el interés del equipo negociador por las peticiones realizadas desde la Comunitat Valenciana relacionadas con los derechos de las personas, ha subrayado el president. En ese sentido, Puig ha destacado la importancia de las garantías en los derechos sociales, fundamentalmente en lo concerniente a la sanidad.

El jefe del Consell ha apuntado que "en lo que ya está acordado, que es alrededor del 75 por ciento, ya figura claramente esta cuestión", y ha recordado que un tercio de los británicos que viven en España lo hacen en la Comunitat Valenciana.

Por otro lado, Puig ha defendido "la necesidad de garantizar que, en el futuro, no haya aranceles" en sectores clave para la exportación valenciana, como el sector agroalimentario, la cerámica o el calzado.

También se han abordado los efectos en otros ámbitos como la industria del automóvil, y a este respecto ha precisado que se producirá una reunión con los responsables de la compañía Ford, a instancias de la Comunitat. Igualmente, tal y como ha explicado, también se han analizado los efectos sobre el espacio común aéreo, cuestión sobre la que también se realizará un seguimiento.

Puig ha mantenido además un desayuno de trabajo con su homólogo en la región de Bruselas capital, Rudi Vervoort.

Restructuración desde las regiones

Por otro lado, el presidente ha defendido ante el pleno del Comité de las Regiones (CdR) que la Unión Europea debe de reestructurarse desde las regiones y recuperar su proyecto de progreso social.

Puig, que ha intervenido en la sesión plenaria como representante de la delegación española, ha asegurado que el momento actual es "crucial para la Unión Europea".

Por ello, ha incidido en la importancia de que el nuevo marco presupuestario para el periodo 2021-2027 responda "a los nuevos retos" y refuerce "el valor añadido europeo", incremente la transparencia, reduzca la carga burocrática para aumentar la flexibilidad y oriente las acciones a objetivos tangibles.

Asimismo, el president ha lamentado que las "exageraciones en las políticas de austeridad" durante la gestión de la crisis hayan dejado "muchos ciudadanos damnificados" en el sur de Europa. "Se han incrementado las desigualdades, se han deteriorado los servicios públicos esenciales y se han retrasado proyectos e inversiones esenciales para afrontar el futuro", ha señalado Puig.

En este sentido, el president, en su respuesta al comisario de Presupuestos, Günter Oettinger, se ha mostrado preocupado por el "importante" recorte en políticas de cohesión, que, según ha recordado, "por primera vez, caen por debajo del 30% del presupuesto", y también en la Política Agraria Común.

"Sin cohesión no hay proyecto europeo", ha remarcado Puig, quien ha señalado que "los ciudadanos y ciudadanas han de sentirse seguros en un mundo cada día más incierto e inestable".

Además, ha incidido en la necesidad de mantener en el próximo presupuesto europeo tanto los fondos de cohesión como los de la Política Agraria Común mediante nuevos ingresos y también ha llamado a impulsar "grandes acuerdos" en materia de medio ambiente y cambio climático.

Por ello, Puig ha insistido en la importancia de "abordar con ambición" el nuevo marco financiero para que los europeos puedan participar "de un gran proyecto de progreso económico y social para ellos y para las futuras generaciones", al tiempo que ha advertido de que si no se tienen en cuenta las aspiraciones ciudadanas, aumentarán la "desafección progresiva hacia el proyecto común europeo, el populismo que deteriora la convivencia y las tendencias disgregadoras".

 

Comparte este contenido: