Justicia prepara el dispositivo para la asistencia jurídica de 90 menores del Aquarius que se atenderán en Alicante

La consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo, ha presidido en Alicante una reunión con todos los operadores jurídicos de la provincia que participarán en la asistencia de los menores de edad no acompañados que viajan a bordo del navío Aquarius y los dos buques italianos rumbo al puerto de València después que las autoridades italianas se hayan negado a facilitarles refugio en sus puertos.

LCV. Alicante / 14 de junio de 2018

A la reunión, que se ha celebrado en la sede del Consell en Alicante, en la Casa de las Brujas, han asistido el presidente de la Audiencia Provincial de Alicante, representantes de la Fiscalía de Menores, del Instituto de Medicina Legal, del Decanato de los juzgados, Policía Nacional y representantes de las consellerias de Igualdad y Sanidad, así como del Colegio Oficial de Abogados de Alicante.

Bravo ha recordado que, entre los 629 refugiados del Aquarius, hay alrededor de un centenar de menores extranjeros no acompañados. En Alicante serán alojados los mayores de 12 años. Entre ellos hay un grupo de 61 que tienen entre 16 y 17 años y otros 28 de entre 13 y 15. Las pruebas forenses para determinar su edad se llevarán a cabo en los siguientes diez días a su llegada en aras de preservar sus derechos como menores de edad.

En este sentido, la consellera ha insistido en que el Consell que preside Ximo Puig quiere "que las cosas se hagan bien y se garanticen los derechos de estas personas y que sean atendidos como es debido". Por ese motivo "estas reuniones son muy importantes para poder valorar qué medios son necesarios para evitar que los servicios se desborden".

El Insittuto de Medicina Legal de Alicante reforzará las guardias de sus facultativos para poder atender a los recién llegados. Para ello se llevará a cabo la contratación de un tramitador procesal especialista en Extranjería así como intérpretes y traductores y el personal que la Fiscalía de Menores precise para los primeros días.

Por todo ello, según Gabriela Bravo "es tan necesaria la máxima coordinación entre la Fiscalía de Menores, la Policía, los juzgados, los colegios de abogados alicantinos y los profesionales del Instituto de Medicina Legal de Alicante".

Además, la consellera ha valorado que varios ayuntamientos de la provincia de Alicante "se hayan ofrecido a ayudar". No obstante, Gabriela Bravo ha recordado que lo más importante ahora es "todo el proceso de recepción".

Acción coordinada

La Generalitat y el Gobierno central trabajarán de forma coordinada para dar la mejor respuesta a los migrantes que llegarán al Puerto de València procedentes del barco Aquarius, tal y como ha subrayado el president del Consell, Ximo Puig, tras la reunión mantenida con la vicepresidenta del Gobierno central, Carmen Calvo, para abordar los detalles de los preparativos de ambas administraciones ante esta "acción solidaria sin precedentes" en la Comunitat Valenciana.

Tras la reunión de trabajo en el Palau de la Generalitat, a la que también ha asistido la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, Ximo Puig ha querido agradecer la disposición mostrada por "los miles de personas y entidades cívicas, sociales y religiosas" a apoyar esta acción humanitaria en la que las administraciones trabajan, codo con codo, con las organizaciones no gubernamentales.

Puig ha destacado además la "sensibilidad permanente" mostrada por el Gobierno central y su presidente, Pedro Sánchez, ante la situación "extrema" que están viviendo más de 600 personas en el Mediterráneo. "Para nosotros, el mar Mediterráneo es nuestro mar, nuestro espacio vital, nuestra cultura mediterránea y, en demasiadas ocasiones en los últimos meses y años, se ha convertido en un cementerio".

Puig ha enfatizado que "lo primero, sin duda, son las personas que van a bordo de estos barcos" que llevarán a València a los migrantes procedentes del Aquarius. "Es lo que importa, lo que realmente nos importa: que puedan tener un destino y, finalmente, puedan tener un proyecto de vida", ha indicado el president.

"De lo que se trata es de sacarlos de la incertidumbre en la que estaban y de la situación de extrema de emergencia que estaban viviendo", ha agregado el president, que ha agradecido también la "acción coordinada" por parte de la vicepresidenta del Consell y de todos los organismos, organizaciones no gubernamentales e instituciones públicas y privadas. "Hemos dado un gran ejemplo", que refleja que la Comunitat Valenciana es una comunidad "abierta", "solidaria" y "hospitalaria", ha dicho.

Según ha agregado, es precisamente el trabajo conjunto de administraciones y ONG e instituciones el que lleva a que "España, en este momento, sea ya una referencia en el mundo, como lo ha sido muchas veces también en cuanto a derechos y libertades", así como "el emblema de lo que debe ser una nueva política europea sobre inmigraciones".

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, ha destacado la "coordinación extraordinaria" de la Generalitat y la disposición de València a "arrimar el hombro" para abordar esta "crisis humanitaria". Se trata -ha indicado- también de "responder a nuestras obligaciones internacionales, a lo que nos obliga nuestra Constitución y al cumplimiento de nuestros compromisos en el ámbito del Derecho internacional".

España -ha indicado- es un país "acostumbrado a responder con solvencia a estas situaciones" y "una democracia garantista en el respeto de los derechos humanos y de sus obligaciones para cada una de las personas que llegan", además de un país experimentado "en las políticas sociales de acogimiento, de refugio y de ayuda", ha remarcado la ministra.

Carmen Calvo ha indicado además que los preparativos se han dispuesto para que la llegada de estas personas se realice de forma "escalonada", al objeto de que a todas las partes implicadas en la recepción les dé tiempo a realizar su trabajo "de una manera respetuosa y acogedora", es decir, "con una respuesta completamente buena, en el sentido físico y psicológico, y también desde el punto de vista jurídico".

 

 

Comparte este contenido: