Los activos de SPTCV son de 91 millones en lugar de los 278 que decía el anterior gobierno autonómico

La Ciudad de la Luz en una imagen de archivoEl pleno del Consell ha aprobado una operación en dos fases para limpiar las cuentas de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana (SPTCV) de todos los activos ficticios o sobrevalorados que se arrastraban de la etapa del anterior Ejecutivo y restablecer posteriormente el equilibrio patrimonial de la firma pública, con el fin de que pueda regularizar su situación y seguir en la línea actual como un instrumento útil para la economía de la Comunitat Valenciana.

LCV. Alicante / 2 de febrero de 2018

La medida ha permitido aflorar el auténtico valor de los activos de la entidad y conseguir, por primera vez en los últimos ocho años, el aval del auditor.

En un primer acuerdo, el Consell ha aprobado las cuentas de SPTCV correspondientes a 2016, que han sido reformuladas por la entidad para ajustar el valor real de los activos que componen el balance.

En concreto, estos activos estaban estimados en 278,1 millones de euros por el anterior Ejecutivo, cuando en realidad sólo valen 91,6 millones. De esta forma, el actual Consell ha tenido que sacar del balance de la sociedad 186,5 millones de euros que constituían un valor ficticio, para adaptar las cuentas a la realidad patrimonial.

La SPTCV llevaba desde 2010 sin que las diferentes empresas auditoras que han asumido esta tarea pudieran emitir una opinión sobre sus cuentas, y la principal causa de ello era que los estados financieros de la sociedad no reflejaban la realidad patrimonial o, al menos, no había evidencias que así lo determinaran.

Desde la llegada del actual Consell, uno de los objetivos ha sido poner orden en las cuentas de la SPTCV y desvelar la auténtica situación de los activos heredados en el balance adjudicándoles su valor real.

De esta forma, se fueron estudiando uno a uno los activos inciertos y desenmarañando poco a poco el complejo entramado de la sociedad hasta que se ha conseguido tener una imagen fidedigna de su balance. Gracias a ello, la firma pública dependiente de la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico ha conseguido que el auditor emita opinión y certifique que sus cuentas reflejan la imagen fiel de la entidad, por primera vez desde hace 8 años.

224.000 euros en proyectos "fantasma"

Como ejemplo, en la operación se han dado de baja del balance la Esfera Armilar y la Ciudad de las Lenguas, dos proyectos "fantasma" lanzados y descartados hace años por el anterior Ejecutivo, aunque seguían figurando como parte del patrimonio de la entidad, con un valor de 34.482,76 euros y 190.068 euros, respectivamente. Esas cifras corresponden al coste de los trabajos, estudios o proyectos realizados. Han pasado a valorarse en 0 euros.

Destapados 78,1 millones ficticios en inmuebles

Otro tanto ha ocurrido con proyectos que el anterior Consell inició o encargó el diseño y luego enterró, tales como el Centro Cultural de Benidorm (valorado en 19,2 millones), el Palacio de Congresos de Alicante (2,79 millones, básicamente la redacción del proyecto), el Centro de Convenciones de Castelló (3,12 millones, de los que 2,7 millones son el coste del proyecto y maqueta), el Parque de Sant Vicent del Raspeig (234.692 euros) y otros proyectos con una estimación global de 562.288 euros.

Todos estos han sido valorados ahora a cero euros, si bien en algunos casos, como el Centro Cultural de Benidorm, cuando se reinicien las obras y por indicación del auditor se desbloqueará el deterioro aplicado en este momento.

Además de estos bienes, se ha deteriorado el valor del Pedui Benidorm-Finestrat, que ha pasado de 82,1 a 30,1 millones, que es el valor de tasación de los terrenos, que estaban "hinchados" por el anterior Consell en 52 millones.

En total, el balance contenía activos con un valor de 108,3 millones, cuando en realidad sólo valen 30,1 millones. De esta forma, el Consell ha tenido que sacar del balance de la SPTCV 78,1 millones que el anterior Ejecutivo incluyó y que constituían un valor ficticio.

Activos financieros de Ciudad de la Luz y Aerocas

Junto a esto, el balance de la SPTCV contenía también otras situaciones que constituían incertidumbres que impedían al auditor emitir una opinión sobre las cuentas.

Entre ellas, el valor de Ciudad de la Luz, cifrado en 123 millones de euros y que ha pasado a ser de 61,5 millones, la mitad. Esta cifra, calculada por un tasador, equivale a lo que sería el coste de reposición, es decir, el de volver a construir algo similar a Ciudad de la Luz (valor de terrenos y edificaciones). Esto ha supuesto un deterioro de 61,5 millones.

También constituía una grave incertidumbre el eventual cobro por parte de la SPTCV del préstamo que esta firma concedió al Aeropuerto de Castellón en la anterior etapa y que asciende a 46,8 millones. El préstamo se ha extraído del balance de la SPTCV en su totalidad.

De este modo, estos dos activos sumaban 169,8 millones de euros cuando, en realidad, tan sólo tienen un valor de 61,5 millones, lo que supone un deterioro de 108,3 millones aplicado en la reformulación de las cuentas de la empresa pública. Esta suma, unida a los 78,1 millones mencionados anteriormente, da el deterioro global de 186,5 millones.

Repercusiones en el equilibrio patrimonial

El ajuste en el balance de los activos anteriormente mencionados, junto a las pérdidas de los últimos ejercicios, ha comportado que el patrimonio neto de la sociedad se quede en 15,6 millones.

Como el capital social de la entidad es de 209,3 millones, el patrimonio neto de la firma no alcanzaba el 50% de su capital social, lo que es causa de disolución según determina la ley de Sociedades de Capital. Esta circunstancia ha obligado al Consell a tomar medidas para restablecer el equilibrio patrimonial.

Así, en una segunda fase dentro de la operación de depuración de las cuentas de la SPTCV, el Gobierno valenciano ha aprobado una aportación de socios a los fondos propios de la SPTCV, sin que esta medida suponga desembolso económico alguno.

La inyección contable, que es de 191,2 millones de euros, técnicamente ha sido posible por que la SPTCV mantiene deudas con la Generalitat como consecuencia de la asunción de deuda comercial o subrogación de deuda financiera a través del FLA.

Este endeudamiento, como ha sucedido con otras operaciones recientes de capitalización de deuda de empresas públicas, no incremento la carga financiera de la Generalitat, ya que el Banco de España ya la tiene contabilizada.

La aportación de socios en favor de los fondos propios de la SPTCV se hace con cargo a estos préstamos ahora asumidos formalmente por la Generalitat y de los que se libera a la entidad pública. De la suma total, 64,8 millones se encuentran vencidos, 36,8 millones se han renovado de forma automática y 89,5 millones tienen su vencimiento final el 31 de diciembre de 2027.

Con esta operación en dos fases se recupera el equilibrio patrimonial de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana, dejando la estructura financiera de la sociedad en condiciones de poder afrontar los proyectos que se le encomienden en los próximos años.

La situación actual de la SPTCV es consecuencia de la política desarrollada por el anterior Ejecutivo, que acometió proyectos de naturaleza dispar, muchos de ellos inoperantes y carentes de lógica económica. Además, trató de ocultar la situación real de la sociedad hinchando el auténtico valor de sus activos.

Comparte este contenido: