Un estudio de la ONCE revela que el sector turístico de la Comunitat debe mejorar su accesibilidad para los discapacitados

La accesibilidad y el diseño para todas las personas son dos de las asignaturas pendientes a las que se enfrenta el sector turístico valenciano de acuerdo con el Observatorio de Accesibilidad Universal del Turismo en España de Fundación ONCE,que incluye datos referentes a la Comunidad Autónoma Valenciana.

LCV. Alicante / 7 de agosto de 2018

En el mismo se concluye que este sector económico debe mejorar en estos aspectos para que aquellas personas que visiten dicho territorio puedan disfrutar plenamente de todos los productos, bienes y servicios ofertados.

Para la elaboración de este informe se han contemplado y analizado, entre otros, 8 destinos turísticos de esta comunidad autónoma en los que existe una oferta de 574 hoteles, 5.764 restaurantes, 25 oficinas de turismo, y 66 playas. Desde el punto de vista metodológico, en primer lugar se ha analizado la información que ofrecen estos establecimientos y luego se ha llevado a cabo una evaluación ‘in situ’ de un porcentaje significadamente relevante de ellos, dependiendo del tipo de recurso.

Así, por ejemplo, de los 574 hoteles de los que se ha obtenido información había194 que afirmaban ser “aptos para sillas de ruedas”, y 39 de ellos aseguraban tener una “habitación accesible” de acuerdo con la información que ellos mismos ofrecen en los distintos motores de búsqueda.
Por este motivo, Jesús Hernández, director de Accesibilidad Universal e Innovación de Fundación ONCE, destaca que la “accesibilidad y el diseño para todos es el principal reto al que debe hacer frente el sector. De acuerdo con los datos que hemos obtenido, constatamos que existe una gran disparidad entre lo que se considera accesible por parte de la industria y las necesidades reales que tienen las personas con discapacidad para poder disfrutar de un derecho básico como es el ocio, y el turismo en particular”, afirma.

Esta disparidad se materializa en las visitas a los establecimientos. Así, de los 45 hoteles valencianos, que decían ser accesibles y que recibieron la vista de los técnicos, el 13 por ciento contaba con recepciones que cumplieran con las características de accesibilidad, sólo el 4 por ciento contaba con personal adecuadamente formado para atender a las personas con discapacidad, y el 64 por ciento disponía con habitaciones adaptadas.

El estudio desvela que los turistas con discapacidad gastan 813,65 euros de media por persona en sus últimos viajes realizados, frente a 637,60 euros que desembolsan los viajeros sin necesidades especiales, lo que supone un 30% más. En ambos casos viajan con la misma frecuencia.

Empresas y proveedores asocian la inversión de accesibilidad con soluciones dedicadas exclusivamente a personas con discapacidad, aunque beneficien a toda la población, “esto hace que no perciban la demanda real que existe” según pone de relieve el director de Accesibilidad Universal de Fundación ONCE.

En un momento como el actual, en el que existe una fuerte competencia mundial, “debe haber un impulso del diseño para todos tanto por parte del sector público como del privado para poder ganar cuota de mercado, entendiendo la accesibilidad como una ventaja competitiva y diferencial de calidad frente a otros destinos turísticos”, reitera Jesús Hernández.

 

Comparte este contenido: