El incendio de Gandía arrasa más de 2.800 hectáreas y obliga da desalojar a miles de residentes

En la mañana del miércoles el incendio ha afectado a 2.600 hectáreas entre los términos municipales de Gandia, Llutxent, Pinet, Ador, Barx y Quatretonda y miles de residentes de numerosas áreas urbanizadas han sido realojados tanto en viviendas particulares como en lugares habilitados por los ayuntamientos de la zona.

 

LCV. Lluxent / 8 de agosto de 2018

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha incidido en la seguridad de las personas como "la gran prioridad" durante las tareas de extinción del incendio de Llutxent.

Así, Puig ha solicitado tanto la atención de los ciudadanos a las indicaciones dadas "por parte de las autoridades", como la intensificación de la precaución por parte de los profesionales que trabajan en la zona. "Es muy duro tener que abandonar las casas, pero es necesario para que no haya desgracias personales", ha alertado.

Asimismo, ha destacado que la ciudadanía se encuentra en manos de "buenos profesionales" que actúan con la "estrategia clara" de evitar daños personales ya que, ha asegurado, "lo único que no se puede recuperar es la vida de una persona".

El jefe del Consell ha visitado el Puesto de Mando Avanzado, que se ha trasladado hasta la localidad de Llutxent, donde ha pedido a los evacuados que no accedan al área perimetrada del incendio hasta que no se pueda garantizar su seguridad.

Respecto a la situación del incendio, Puig la ha calificado de "extraordinariamente complicada" puesto que una serie de "concatenaciones climatológicas" adversas han hecho "absolutamente imposible" controlar el fuego.

Así, ha explicado que los fuertes vientes con dirección cambiante y lenguas de fuego cercanas a urbanizaciones, sumadas a la dificultad de la orografía de la sierra , "han hecho imposible atajar el fuego" durante la jornada del martes.

Por otra parte, el president ha agradecido su labor a la "gran cantidad" de medios aéreos y humanos de todas las administraciones y cuerpos que trabajan en la zona, así como a los alcaldes de los municipios afectados que, ha señalado, "son la primera frontera de la respuesta" de las administraciones.

En este sentido, ha destacado que los ayuntamientos tienen un papel "fundamental" tanto por su trabajo de comunicación con la ciudadanía como por su colaboración con las fuerzas de seguridad para agilizar las evacuaciones.

Además, Puig ha asegurado que "en el postincendio" la Generalitat y el Estado apoyarán a los ayuntamientos para reponer infraestructuras dañadas, ayudar a los afectados y recuperar el patrimonio natural perdido.

El Consorcio Provincial de Bomberos de la Diputación de Alicante ha desplazado diversas dotaciones hasta la provincia de Valencia para reforzar las labores de extinción del incendio declarado el pasado lunes entre Llutxent y Pinet, en la comarca de la Vall d’Albaida. En concreto, en la madrugada de ayer martes se trasladaron hasta la pedanía de Marxuquera, en Gandía, 21 bomberos de los parques de Ibi, San Vicente, Elda y Benidorm, así como seis vehículos, entre los que se encuentran dos rurales, un forestal, una cisterna forestal y dos jefaturas.

El diputado de Emergencias, Jaume Lloret, quien se encuentra en el perímetro del incendio para coordinar el relevo de las dotaciones alicantinas, ha mantenido esta mañana un encuentro con el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, en la zona afectada, para trasladarle la colaboración de la Diputación de Alicante y explicarle los efectivos provinciales enviados al lugar del siniestro. Allí Lloret ha resaltado la importancia de mantener la máxima colaboración interadministrativa en este tipo de tragedias medioambientales y ha mostrado el “apoyo absoluto del Consorcio Provincial de Bomberos de la Diputación de Alicante a los compañeros de Valencia ante una situación de máxima alarma con el objetivo de ayudar a remitir este incendio”.

Además, el diputado de Emergencias ha aclarado que “los parques de bomberos de Alicante siguen contando con los mismo efectivos, más los 20 bomberos desplazados a Valencia que progresivamente realizan sus relevos, y hemos aumentado cuatro efectivos más, con un refuerzo de dos bomberos en San Vicente y otros dos en Dénia”. Por tanto, tal y como ha recalcado el diputado, “los dispositivos de seguridad en nuestra provincia siguen activos y alerta para afrontar cualquier emergencia que se produzca en nuestros municipios”.

 

Comparte este contenido: