CCOO y UGT prevén la pérdida de 600 empleos en Correos de Alicante y amenazan con movilizaciones

CCOO y UGT han acusado al Gobierno de "desidia" y de "promover con ello el desmantelamiento del Servicio Postal Universal y la inviabilidad de Correos", puesto que ha recortado a la empresa pública en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) dos tercios de la financiación en el Servicio Postal Público prestado a los ciudadanos.

LCV. Alicante / 5 de diciembre de 2017

El Plan Estratégico está bloqueado, según ambos sindicatos, y, con ello, "la diversificación necesaria de la actividad de Correos en vía muerta, la paralización de los proyectos en marcha relacionados con el e-commerce y la paquetería, está poniendo en riesgo de pérdida los acuerdos previstos con grandes clientes como Amazon o Alibaba. En el ámbito social, se mantiene “congelado” el Convenio y Acuerdo Colectivos desde hace casi cuatro años con una importante pérdida de poder adquisitivo a lo que hay que añadir el desmesurado recorte de plantilla realizado durante los últimos ocho años que están provocando acumulaciones de objetos postales y retrasos importantes en la entrega".

De perpetuarse la "inacción gubernamental", CCOO y UGT advierten que las consecuencias serían "dramáticas e irreversibles". Esta situación descrita refleja una "ceguera alarmante del Gobierno y puede llevar a situar y condenar a Correos a ser una empresa pública residual, ineficaz e ineficiente, con un déficit del que difícilmente podría recuperarse y con pérdida paulatina de miles de empleos, de reducción de puntos de atención a los ciudadanos lo que perjudicaría la regularidad y calidad del servicio postal público prestado a millones de ciudadanos y empresas".

En la provincia de Alicante, en concreto, el recorte de la financiación y el bloqueo del plan Estratégico se traducirían a futuro en la eliminación de más de 600 empleos, y una clara e inmediata desatención de poblaciones con el previsible cierre de sucursales y eliminación de turnos de tarde en Alicante, Elche, etc, y la segura eliminación de servicios rurales en pequeñas poblaciones, según las centrales sindicales.

CCOO y UGT han apremiado al Ejecutivo para que rectifique de inmediato su “pasotismo” o de lo contrario, iniciarán un proceso de movilización gradual y ascendente abierto a otras organizaciones sindicales del ámbito postal que, en su fase inicial, abarcaría entre finales de año y principios del que viene para exigir una apuesta clara por Correos como operador postal, logístico, financiero y diversificado, reforzando su papel vertebrador de la cohesión social y económica del país que debería posibilitar que Correos retomara su papel histórico como referente de calidad de servicio público para millones de ciudadanos y empresas.

En este marco, han exigido unos nuevos Convenio Colectivo y Acuerdo funcionarial actualizados que recojan el incremento y adecuación de la plantilla fija mediante la trasformación del empleo estructural cubierto con personal eventual en fraude de ley, un aumento salarial acorde con la especificidad profesional y singular actividad del operador postal, junto con la mejora de las condiciones laborales, así como, la finalización de la actual y galopante desregulación de la organización del trabajo y la introducción de miles de minijobs impulsada en los últimos años.

 

Comparte este contenido: