La economía de la Comunitat sigue subiendo su valoración y acorta distancias con la economía española

La vigésima edición de la encuesta "Los economistas opinan" realizada entre los profesionales de la Comunitat Valenciana ha reservado un papel importante al principal tema de actualidad como es el desafío soberanista catalán desde una óptica económica. 

LCV. Alicante / 19 de diciembre de 2017

Un 87,53% de los economistas opina que una Cataluña independiente sería económicamente inviable o tendría grandes dificultades para asegurar su solvencia frente a un 10,38% que considera que sólo tendría complicaciones a corto plazo y sólo un 2,08% que confía plenamente en su absoluta viabilidad económica. 

El acto de presentación de la encuesta se ha realizado con la presencia del decano del Colegio de Economistas de Castellón y presidente del Consejo Valenciano de Economistas, Jaime Querol; el decano del Colegio de Economistas de Valencia, Juan José Enríquez y el decano del Colegio de Economistas de Alicante, Francisco Menargues.

Respecto a la influencia en la economía nacional, casi la mitad de los economistas, un 47,22% considera que este conflicto puede afectarla frenando decisiones de inversión; el 32,5% observa el riesgo de que detenga la iniciada senda de crecimiento y el 6,43% teme que pueda producir otra crisis en la economía. Frente a ellos, el 11,67% entiende que afectará poco ralentizando el crecimiento y sólo un 2,18% no observa ninguna influencia. En conclusión, ocho de cada diez encuestados piensan que el conflicto político repercutirá notablemente en la economía.

Finalmente, en clave valenciana, ganan las respuestas matizadas. El 45,91% de los encuestados opina que el éxodo de empresas catalanas puede beneficiar mucho a la Comunitat Valenciana si se acompaña de medidas políticas y económicas adecuadas; un 34,13% considera que afectará poco ya que es una cuestión meramente formal. Frente a ello, un 13,2% entiende que los efectos serán básicamente apreciables en las zonas limítrofes, un 5,13% aprecia que afectará mucho y sólo un 1,64% no considera que vaya a producirse ningún efecto.

En cuanto al barómetro sobre la situación de la economía, se aprecia un mayor optimismo en cómo es percibida la situación de la Comunitat valenciana frente a algunas dudas hacia la economía nacional, motivadas en parte por la inestabilidad política generada por el conflicto catalán. Si la encuesta de junio concedió el primer aprobado a la economía valenciana en ocho años (un 5,05) en esta encuesta ha subido hasta el 5,5. Aunque la valoración de la economía española también sube del 5,61 al 5,75, la distancia entre ambas se ha recortado notablemente.

En cuanto a las previsiones, para mediados de 2018, los economistas esperan que la economía de la Comunitat siga ascendiendo progresivamente hasta el 5,64 y se acercaría aún más a la española, para la que prevén un leve descenso situándose en el 5,75

El paro continúa siendo el principal problema de la Comunitat Valenciana pero continúa descendiendo en su porcentaje gracias a la recuperación del empleo. Ha bajado más de cuatro puntos desde junio hasta situarse en el 60% mientras que se consolidan otras dificultades que han ido ganando valoración como la inadecuada dimensión de las empresas valencianas (58,15%) y el déficit de infraestructuras y comunicaciones (53,91%). Especialmente llamativa es la percepción de la escasez de abastecimiento de agua que se sitúa en el 25,76% duplicando las cifras de la última encuesta como consecuencia de los efectos de la prolongada sequía.

Los síntomas de que se registra un panorama de recuperación económica y un alejamiento cada vez mayor de los peores años de recesión se registran en otros apartados de la encuesta.  En comparación con las anteriores ediciones, crece el porcentaje de economistas con mejor situación personal (30,43%) frente a un 59,46% que afirma que no ha variado y solo un 9,78% que asegura estar peor.

En cuanto al desempleo, continúa siendo percibido por el 64,68% de los encuestados como el principal problema de la economía de la Comunitat Valenciana pero esta cifra ha bajado del 70% por primera vez en los últimos años en beneficio de otros inconvenientes como la inadecuada dimensión y estructura de las empresas de la Comunitat Valenciana (62,19%) y el déficit de infraestructura y comunicaciones (el 55,85%) que ha ganado un gran protagonismo en el último año.

 

Comparte este contenido: