Hablar de ideas y nada más

TOÑI SERNA

Toñi Serna"Hablar de ideas y nada más". Esta fue una de las frases citadas en su pieza de conclusiones por el conseller de Hacienda de la Generalitat, Vicent Soler, con respecto al desarrollo de la Convención de Ideas del PSPV-PSOE. Un encuentro que bajo el lema La Vía Valenciana ha reunido a más de 800 personas, militantes y personas ajenas al partido, este pasado fin de semana en la Universitat Politécnica de Valencia.

Hablar e ideas. Reflexión y alternativas. Debate y compromiso por el progreso. A esto nos dedicamos este fin de semana, con apertura de miras, con los pies en el suelo y la visión fijada en las personas y sus proyectos. Durante estos tres días hemos estado reivindicando la política del contenido por encima de la política espectáculo, cuya corriente, esta última, nos arrastra día tras días y en la que, como así trasladaron ponentes como Ignacio Urquizu, Manuel Cruz o Soledad Gallego Díaz, prima el griterío y la imagen estridente, convirtiendo el hecho político en una envoltura vacía. Y ante esto, hay que poner pie en pared si queremos que nuestras políticas tengan una capacidad de calado que haga posible que llegue a nuestra vida cotidiana y la mejore.

Estamos hablando de la política y el gobierno de los hechos, por encima de quien busca notoriedad o gestiona a golpe de titulares. Una política que a día de hoy tiene al gobierno autonómico que preside Ximo Puig como especial referente a nivel nacional, con políticas prácticas dirigidas a las personas y enfundadas  en la ética y los principios. Esto último fue algo que quiso dejar bien claro Ángel Gabilondo, que nos acompañó en la clausura de la convención, y quien, a través de su lúcida intervención, quiso llamar la atención en algo básico: tenemos principios y valores, y queremos actuar conforme a ellos.

Unas políticas, unos valores, unos principios que están actuando como el nuevo motor de un vehículo que el PP de la Comunitat Valenciana dejó en la cuneta. Un motor que se alimenta de las ideas de muchas personas progresistas y de gran parte de la sociedad, y que, sin duda, ayudará a impulsar el proyecto socialdemócrata español y europeo como así expresaron Eduardo Madina, José Carlos Díez o Carme Chacón.

Y en ese marco de las ideas y de las políticas con mirada en las personas, surgieron diferentes líneas de debate y de reflexión, como las que tienen que ver con la necesidad de "crecer para redistribuir" como así defendió el president Ximo Puig. Cuestiones como la necesaria reforma fiscal, el profundo compromiso con una política industrial proactiva y una apuesta por la innovación como elemento fundamental para mejorar la productividad de nuestras empresas, fueron punto sustanciales del debate en las mesas de trabajo. Profundos fueron también los análisis y propuestas dirigidas a reducir la temporalidad del empleo en nuestra tierra y fortalecer la formación para desempleados, y la igualdad salarial.

Hablamos pues de derechos y de igualdad, y alertamos de una realidad de la que en ocasiones no somos conscientes: la igualdad de acceso no siempre asegura la igualdad de oportunidades. Y desde una visión realista, se plantearon ideas y alternativas para erradicar la desigualdad, atacándola desde las etapas preescolares, evitando que los contextos que limitan la igualdad no se arrastren a lo largo de nuestras vidas.

Educación y sanidad, como pilares fundamentales para caminar hacia una sociedad con más equilibrio social, con invocaciones como los del exministro de Sanidad, Bernat Soria, que llamó la atención para afrontar el reto de mejorar la calidad de vida a través del impulso de la investigación y la prevención, y defendiendo que la toma de decisiones parta siempre de la sanidad pública. Principios y valores puestos en práctica.

También interesantes fueron las mesas de diálogo donde se habló de la identidad de la Comunitat Valenciana en este contexto de globalización, y que debe situar al valencianismo progresista como un sentimiento que se adhiera a la sociedad. No como una emoción que excluye y levanta muros, sino como un proyecto que se nutre de la diversidad de origen, territorial, social y, por supuesto, también desde la perspectiva de género. Un espacio heterogéneo que construye su identidad tendiendo puentes y reivindicando su derecho a decidir sobre su futuro en igualdad de derechos que el resto de autonomías, con una financiación justa que llegue a las personas a través del Consell y los ayuntamientos.

En definitiva, hemos hablado, y hemos levantado la mano para aportar ideas y perspectiva ante un contexto de cambio constante, y que requiere una regeneración de la socialdemocracia que vamos a seguir impulsando a través de la vía valenciana.

Toñi Serna es diputada autonómica y secretaria de Organización del PSPV-PSOE
en la provincia de Alicante

Comparte este contenido:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar