Los polos iguales se repelen

JOSÉ-TOMÁS CRUZ

José Tomás Cruz VarelaDesde que Pedro Sánchez recuperó la Secretaria General del PSOE, tras barrer las absurdas esperanza de la andaluza Susana Díaz, nuevamente ha aflorado en este político su irreprimible ambición, para lo cual orquestó un congreso totalmente a su medida, desprendiéndose de todos aquellos que militaron en el sector contrario y pudieran hacerle sombra.

Tal forma despótica de actuar le está granjeando duras críticas por parte de un colectivo que no comulgan con su comportamiento en el seno del propio partido, situación muy comentada en los medios de comunicación. Su manía repentina de radicalizarse en exceso ha provocado que se le adjudiquen los mismos calificativos con los que es acusado Pablo Iglesias (Podemos), tildándolo de populista, radical y antisistema. De ahí que jocosamente en el PP ya se comenta que en España tenemos "dos Podemos".

Su defensa del concepto "plurinacionalidad", que pocos entienden y menos aún comparten, constituye un total despropósito que le está ocasionando más problemas de los esperados, como igualmente ha ocurrido con su desafortunado abandono del consenso sobre el tratado comercial de la UE con Canadá, para decantarse posteriormente por la abstención.

Dado que el miedo es libre y en política una palpable evidencia, los perdedores en las primarias procuran mostrarse muy prudentes, resultando muy prematuro el erigirse en corriente organizada contra el recién elegido Secretario General, comenzando por la propia presidenta de Andalucía, regresando urgentemente a su reino de Taifas en evitación de que le muevan la silla. Por ahora, lo aconsejable es esperar nuevos acontecimientos para tomar decisiones.

De cara a la galería, los dirigentes socialistas procuran aprovechar todas las oportunidades para demostrar la cordialidad y buenas relaciones que están manteniendo con Podemos. Recordemos que ya fue el propio Sánchez quien apuntó en su programa y como aspecto fundamental la cooperación entre las "fuerzas de izquierda", algo que tampoco está muy claro entre algunos sectores del partido que defienden la ausencia de pactos con la formación podemita .

Hasta ahora, los cuadros de Podemos, siguiendo instrucciones de su soberbio jefe de filas, están exhibiendo gran predisposición para alcanzar pactos con los socialistas, olvidando ambas partes viejas rencillas y enfrentamientos e incluso planteándose la reforma de algunas de las leyes aprobadas por el PP como la "Ley mordaza" y diversos aspectos de la reforma laboral que pueden resultar harto peligrosos.

Como ya sucedió años atrás, el comportamiento versallesco de ambos líderes puede saltar por cualquier desavenencia, siendo no obstante el objetivo común de ambos el expulsar a Mariano Rajoy de La Moncloa, reconociendo que actualmente no disponen de la mayoría parlamentaria para erigirse en alternativa de Gobierno, unido a que las relaciones entre Ciudadanos y Podemos no son especialmente cordiales.

Aparentemente, los vínculos entre Sánchez e Iglesias se están estrechando, pero no olvidemos de que se trata de dos políticos persiguiendo el mismo objetivo y profesándose el más profundo de los odios, con militancias limitadas hasta la fecha para ganar unas elecciones generales y con el agravante de que "los polos iguales se repelen".... ¡Tiempo al tiempo!

Comparte este contenido:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar