No al trato discriminatorio entre médicos y enfermeras especialistas

JOSÉ ANTONIO ÁVILA

José Antonio ÁvilaNo es la primera vez, ni será la última, nos tememos, que tendremos que salir ante la opinión pública en defensa de las especialidades de Enfermería y de la creación de plazas para nuestras especialistas en el sistema sanitario público de la Comunidad Valenciana.

Nuestro problema no es otro que el hecho de que tengamos desarrolladas diferentes especialidades para nuestra profesión desde hace más de 30 años y que a día de hoy solo se contrate como especialistas a las matronas en la Comunidad Valenciana. Y ello con el agravante de que en nuestra comunidad autónoma contemos con unidades docentes, además de para la especialidad de Enfermería Obstétrico-Ginecológica, para las especialidades de Salud Mental, Enfermería del Trabajo y Enfermería Familiar y Comunitaria.

Unas unidades docentes que en los últimos cinco años han formado a 430 enfermeras especialistas de las que, como decimos, solo encuentran plazas específicas para ellas, y pocas, las matronas, dándose la paradoja de que hay incluso una bolsa de trabajo para enfermeras especialistas.
¿Pero qué pasa con el resto de enfermeras especialistas? Que si se las contrata es como generalistas. ¿Y qué pasa con los puestos de trabajo que deben ser ocupados por enfermeras especialistas? Que los ocupan enfermeras generalistas.

Y ello dándose la circunstancia de que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no permita que se incorpore personal con la profesión de médico sin el título de especialista correspondiente en una unidad o servicio donde se atienden pacientes de una especialidad concreta. Es decir, que no permite que haya médicos sin la especialidad en los puestos que lo requieran… Vamos, todo lo contrario que se hace con las enfermeras.

¿Se podrá estar cometiendo un mayor despilfarro de dinero público al desaprovechar la formación vía EIR de las enfermeras especialistas? ¿Se podrá echar más aún por tierra el esfuerzo que hacen las enfermeras para conseguir una especialidad que luego no les sirve para nada? ¿Se podrán cercenar en mayor medida los derechos de los pacientes que necesitan una atención sanitaria especializada limitándosela?

Volvemos a encontrarnos, por ello, ante una nueva situación de agravio comparativo con la profesión médica. Sabemos que las comparaciones son odiosas y no nos gusta realizarlas pero es que no podemos dejar de hacerlo cuando vemos la diferencia de trato que hay entre ambas profesiones.

¿Hay alguna razón por la que en un puesto que deba ser ocupado por un especialista tenga que haber un médico con la correspondiente especialidad pero si se trata de una enfermera entonces la pueda ocupar una generalista? Semejante agravio comparativo en la Comunidad Valenciana solo puede ser debido a la falta de consideración que tienen nuestros dirigentes sanitarios hacia nuestra profesión. Nuestra consellera es médica y la mayor parte de su staff en la Conselleria también lo es… Negro panorama, pues, para las enfermeras si nuestro desarrollo profesional debe venir de la mano de quienes han luchado para que no podamos prescribir…

José Antonio Ávila es presidente del CECOVA

Comparte este contenido:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar