La Guardia Civil detiene a doce personas en relación con un asesinato en Orihuela Costa

Objetos encontrados por la Guardia Civil cuando se produjo el asesinato en Orihuela CostaLa Guardia Civil de Alicante, ha detenido a doce personas en relación con el asesinato de un hombre a consecuencia de una brutal paliza. El suceso se produjo hace más de un año en Orihuela Costa y desde entonces se ha llevado a cabo una exhaustiva investigación que se ha cerrado con la dertención de los sospechosos, entre los que figuran los cuatro presuntos autores materiales de la muerte.

LCV. Orihuela / 13 de julio de 2017

Los detenidos son 8 varones y 4 mujeres, de nacionalidades kosovar, rumana, búlgara y española, con edades comprendidas entre los 23 y 40 años, a los cuales se les acusa de la presunta comisión, en distintos grados de participación, de un delito de asesinato y robo con violencia e intimidación, cometidos en el domicilio de la víctima, en la localidad de Orihuela Costa.

En la madrugada del 25 de enero de 2016, agentes de la Guardia Civil se desplazaron para atender una llamada de auxilio, en la localidad de Orihuela Costa. Al llegar a la casa donde se habían producido los hechos, encontraron a un hombre fallecido, con evidentes síntomas de haber tenido una muerte muy violenta. Se trataba de un hombre italiano de 50 años.

En la casa también encontraron a otra víctima, una mujer de nacionalidad rumana, que mostraba síntomas de miedo y nerviosismo propios de las escenas que acababa de vivir. Ella fue quien pudo dar a los agentes la primera manifestación de lo ocurrido.

Según contó la única testigo, mientras estaban durmiendo en la casa, cuatro hombres encapuchados irrumpieron en el dormitorio y tras inmovilizar al hombre, trasladaron a la mujer a la fuerza al comedor, mientras les hablaban en idioma italiano y en rumano.

A continuación, según su relato, comenzaron a golpear al hombre con extrema violencia, pidiéndole dinero y droga que supuestamente guardaba en su domicilio, hasta que finalmente el hombre murió.

Los investigadores de la Guardia Civil realizaron un minucioso examen de la escena del crimen. En un primer momento daba la impresión de que los accesos a la vivienda, no habían sido forzados, y los objetos sustraídos no se correspondían con la brutalidad empleada en las agresiones.

El hombre tenía fracturada la mandíbula de los fuertes golpes recibidos, y el dormitorio estaba lleno de salpicaduras de sangre, signos evidentes que reflejaban la cruel paliza a la que había sido sometido.

Sin embargo, como luego reveló la autopsia, la muerte se había producido por asfixia, para lo cual habían utilizado un trozo de sábana al que le habían hecho un nudo, para que presionara el cuello de la víctima con más fuerza.

A pesar de todo, solo habían conseguido robar un teléfono móvil, un reloj de lujo, y unos 3.000 euros en efectivo, aunque durante el registro, los agentes consiguieron localizar también diversos objetos, susceptibles de contener restos biológicos que pudieran corresponder a los autores.
Investigación del entorno del asesinado

Tras las primeras pesquisas, la investigación se dirigió hacia el entorno de las víctimas. El asesinado estaba relacionado con el mundo de la noche torrevejense, y al parecer tenía conexiones con la prostitución y el narcotráfico.

Las informaciones obtenidas durante las primeras horas, llevaron a los investigadores hacia uno de los posibles autores, un individuo de nacionalidad kosovar, e identificado como E.C., el cual habría abandonado precipitadamente su domicilio de Torrevieja, horas después del asesinato. Éste conocía a varias prostitutas que habrían visitado la vivienda de la víctima y que, posiblemente, podría haber planeado con anterioridad el asalto.

Centrada la investigación en este primer sospechoso, se detectó que el mismo habría emprendido la huida junto a su compañera sentimental, A.M.P.S. de nacionalidad española, que les llevaría hasta Alemania, tras ocultarse en diversos domicilios de amigos y familiares.

Una vez librada la correspondiente Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE), el 30 de mayo de 2016, E.C. fue detenido en Dusseldorf (Alemania), extraditado a España e ingresado en prisión como uno de los presuntos autores materiales de los hechos.

Paralelamente, se realizó una exhaustiva investigación sobre las mujeres que podrían haber podido acompañar a la víctima a su domicilio, ya que, al parecer, en ocasiones les proporcionaba llaves de la vivienda, lo que explicaría el no forzamiento de los accesos. Dichas gestiones llevaron a la identificación de M.M., de nacionalidad rumana, la cual habría tenido encuentros con el asesinado, de manera estable, hasta el mes anterior a los hechos y que incluso llegó a considerarse su pareja sentimental.

Analizado el entorno de dicha mujer, se le pudo relacionar con el detenido E.C. y que la misma habría participado en reuniones con él y otras personas relacionadas con la prostitución y el narcotráfico, en las que podría haber facilitado información de las posesiones de la víctima, grandes cantidades de cocaína y dinero en metálico, así como de sus rutinas cotidianas.

Como consecuencia a las dilatadas investigaciones de dicho mundo nocturno, se llevaron a cabo tres detenciones más, comenzando con la de M.M., el 24 de octubre de 2016 en Fuensalida (Toledo), continuando con la de D.I., el 15 de noviembre de 2016 en Torrevieja y finalizando al día siguiente, con la detención de D.C.C. en Tavernes de Valldigna (Valencia).

Una vez obtenido el resultado de los restos biológicos recogidos en el lugar de los hechos, los mismos proporcionaron la identificación de V.C.C., de cual se tenía conocimiento de su posible paradero en Reino Unido o Rumania, por lo que se inició un dispositivo para su localización, que llevó a los investigadores ante dos posibles colaboradores, O.C.A. y M.C.A., los cuales podrían haber participado en los hechos, de alguna manera, procediéndose a la detención de O.C.A. el pasado 23 de febrero de 2017 en Torrevieja.

De las informaciones obtenidas, se pudo concretar que V.C.C. podría haber huido a Francia y que posiblemente se encontraría en prisión en dicho país o en Rumania, por lo que se solicitó la correspondiente OEDE y se realizó una búsqueda internacional, en virtud al Tratado de Prüm, la cual arrojó un resultado positivo en Francia, donde se encontraba cumpliendo condena por robo.

El 19 de mayo de este año, V.C.C., tras ser extraditado a nuestro país, fue presentado ante la Autoridad Judicial que entendía del caso, como otro de los presuntos autores materiales del asalto, decretándose su ingreso en prisión.

Tras cerca de 18 meses de investigación, en los que se analizó innumerable cantidad de información, los agentes de la Guardia Civil pudieron concretar las posibles identidades de los otros dos asaltantes, siendo identificados como I.M.P. y S.J., así como que el acceso a la vivienda, podría haber sido facilitado por la mujer que la noche de los hechos acompañaba al asesinado, y que en un primer momento se hizo pasar por víctima, a ojos de los agentes que llegaron a la escena del crimen.

Por todo ello, se libraron las correspondientes OEDE contra los otros dos posibles autores, culminado con la detención de ambos en los días 8 y 14 de junio del presente año, en Rumania, y decretándose su ingreso en prisión.

Con la operación “coliseo”, llevada a cabo por la Guardia Civil de Alicante durante más de año y medio, se esclarece el truculento asesinato del hombre italiano, ocurrido en la localidad de Orihuela Costa. En ella han sido detenidas un total de 12 personas. Los 8 hombres y las 4 mujeres, de edades comprendidas entre los 24 y los 40 años, han sido acusados de un delito de asesinato, y un delito de robo con violencia e intimidación, con diferentes grados de participación. Los cuatro principales autores del asesinato están en prisión.

La investigación ha sido desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Alicante, concretamente por el de Delitos Contra las Personas.

Comparte este contenido: