El Ayuntamiento de San Vicente explica a inmobiliarias y particulares las condiciones para comprarles pisos

En una actuación coordinada por las áreas de Bienestar Social, Urbanismo y Contratación, el Ayuntamiento ha explicado a cinco inmobiliarias y a particulares las condiciones municipales para comprar viviendas que tendrán uso de alquiler social. 

LCV. San Vicente / 7 de noviembre de 2017

Una vez publicadas tales condiciones en el Boletín Oficial de la Provincia, los interesados tienen un plazo de 15 días naturales para presentar sus ofertas.

Tras quedar desierto el primer procedimiento por falta de licitadores, el Ayuntamiento ha flexibilizado las condiciones para intentar desarrollar su proyecto de vivienda social, con el que trata de facilitar que familias desfavorecidas del municipio tengan acceso a viviendas dignas. El presupuesto total para de este proyecto es de 600.000 euros y el Consistorio ha marcado un tope de gasto máximo de 80.000 euros por vivienda, sin incluir impuestos. Se trata de uno de los proyectos aprobados dentro de los presupuestos participativos.

Como características básicas los pisos deben disponer de un mínimo de dos dormitorios, salón, cocina y baño. La cocina debe estar equipada con frigorífico, calentador y cocina (fogones). La obligatoriedad del ascensor se ha eliminado. Las casas deben estar libres de cargas y gravámenes, en buenas condiciones higiénicas sin enseres inútiles. Tienen que estar al corriente de pago del IBI y de los gastos de comunidad y deben contar con cédula de habitabilidad o alta de suministros de luz, agua y, en su caso, gas.

La adjudicación se realizará mediante procedimiento abierto y el plazo de presentación de ofertas, tras su publicación  en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), será de 15 días naturales.  Al igual que los contratos ordinarios, la compra de viviendas para alquiler social se resolverá en mesa de contratación. Para la valoración de las propuestas se ha establecido un baremo con un máximo de 100 puntos, de los que hasta 60 se otorgaran a la oferta económica, hasta 20 al estado de conservación de las viviendas y otros 20 a la eliminación de barreras arquitectónicas.

El lunes por la mañana se realizó un reunión entre personal técnico del Ayuntamiento y  cinco inmobiliarias que han mostrado interés en el proyecto, en la que también participó Stop Desahucios. Por la tarde, técnicos de las áreas de Urbanismo y de Contratación explicaron las condiciones de compra-venta a particulares en el Casal de la Festa, en una reunión a la que asistieron el alcalde, Jesús Villar; las concejalas de Urbanismo y Bienestar Social, Mariló Jordá y Begoña Monllor, respectivamente; y el regidor de Contratación, José Luis Lorenzo.

 

Comparte este contenido: