La Guardia Civil halla una plantación de marihuna cuando detenía a un hombre por violencia de género

La Guardia Civil de El Campello ha detenido a un francés de 31 años como el presunto autor de un delito de violencia de género y otro de cultivo y elaboración de drogas. Otro hombre, un español de 25 años, también ha sido detenido en esa misma localidad por quebrantar una orden de alejamiento sobre su expareja, con motivo, igualmente, de un delito de violencia de género. El español ha ingresado en prisión provisional.

LCV. El Campello / 12 de enero de 2018

Los agentes de la Guardia Civil de El Campello recibieron un aviso de un posible delito de violencia de género, que se estaba cometiendo en esos momentos en el interior de una vivienda de dicha población.

Rápidamente, se dirigieron al lugar, encontrando lo que parecía ser una pelea de pareja, que había derivado en insultos y gritos del hombre hacia la mujer, quien manifestó a los agentes su deseo de interponer denuncia por esos hechos, por lo que el hombre quedó detenido desde ese instante.

Lo curioso del caso fue que, cuando los agentes entraron en el domicilio, a petición de la mujer, encontraron una rudimentaria plantación de marihuana, ubicada en el interior de un armario portátil de plástico, ocupando una de las habitaciones de la vivienda.

La sorpresa de la Guardia Civil fue mayúscula, pues las condiciones en las que se encontraba esa plantación eran muy precarias, ya que el riesgo de incendio era más que evidente, hecho que era bastante factible si se hubiese producido algún fallo en el sistema de ventilación que había ideado, debido a las altas temperaturas que estos cultivos suelen alcanzar al proporcionarles calor para su rápido crecimiento. Todos estos factores suponían un grave peligro para la integridad física de los que allí vivían, la pareja y su hija de un año.

Inmediatamente, los agentes intervinieron, tanto las plantas, 37 en total, como multitud de semillas, numerosos productos para el tratamiento y crecimiento de las plantas y los precarios sistemas de ventilación e iluminación que allí había.

Al detenido, un francés de 31 años, se le imputa un delito de violencia de género y otro de cultivo y elaboración de drogas. Ya ha pasado a disposición judicial, quedando en libertad provisional con cargos a la espera de juicio y decretando ésta una orden de alejamiento sobre la víctima, sin régimen de visitas al bebé.

Comparte este contenido: