San Vicente prevé integrar la ciudad con la UA cambiando Torregroses a residencial y dotacional

El alcalde, Jesús Villar, y la concejal de Urbanismo, Mariló Jordá, han presentado públicamente el Plan General Estructural resaltando la voluntad política municipal de que sean los vecinos de San Vicente quienes participen en la planificación de su futuro.

LCV. San Vicente / 17 de abril de 2018

El alcalde, Jesús Villar, ha declarado que “se inicia el proceso para cumplir con el compromiso que este Equipo de Gobierno adquirió con la ciudadanía: la elaboración de un nuevo  Plan General que planifique urbanísticamente los próximos 20 años de San Vicente del Raspeig.  Este plan tiene vocación participativa. Debe ser transversal e implicar a todos los grupos políticos, agentes sociales y voces vecinales porque perdurará en el tiempo, más allá de una o varias legislaturas”.

Mariló Jordá ha dicho que el objetivo general del borrador del Plan es proponer un modelo de crecimiento compacto, que remate la ciudad existente y que aproveche las sinergias que la existencia de la Universidad en su territorio les proporciona. “Queremos que San Vicente sea sinónimo de ciudad universitaria”, ha remarcado. Esto significa promover, a través de este Plan estructural, unos usos productivos derivados de la innovación e investigación. Un modelo residencial desligado del concepto de ciudad dispersa y muy relacionado con la ciudad diversa, polifuncional, compacta, eficiente y eficaz.

Este objetivo, ha añadido la edil, se pretende conseguir a través de seis líneas estratégicas. La primera es la integración de la Universidad en la ciudad, a través de la transformación de Torregroses en un ámbito residencial, terciario y dotacional. La segunda consiste en la creación del Parque de la Innovación en el polígono Inmediaciones vinculado a los suelos que actualmente ocupa la Cementera y suelos colindantes, estratégicamente junto a la UA y su Parque Científico.

Otra actuación es el fomento de la actividad industrial capaz de generar empleo. Se incorporan nuevos suelos entorno al polígono Canastell; sector Petits, al norte, existente en el Plan General actual pero que se redelimita, excluyendo parte de la zona norte donde existen viviendas, cuya expropiación ha dificultado su desarrollo; se incorpora un nuevo sector de suelo urbanizable: Confiters, situado al oeste del polígono; el actual sector Ferrocarril, situado al suroeste, se amplía;  y se desclasifica el sector Marhuendas de uso industrial por encontrarse al otro lado de la autovía A-77 y conservar todavía características agrícolas de interés.

La cuarta línea de actuación aborda el suelo residencial a partir de las siguientes premisas: rellenar vacíos urbanos de grandes dimensiones, como Castellet y Pilar; rematar los bordes urbanos mediante crecimientos donde se abandona del modelo de baja densidad; creación de suelo residencial estrictamente necesario para garantizar el aumento poblacional previsto en un horizonte de 20 años, teniendo en cuenta la población flotante que genera la UA; desclasificación de los terrenos que no cumplen los criterios de sostenibilidad indicados: APA Sabinar y Pau 4 Rabosar. Los sectores residenciales previstos en el borrador del plan son los siguientes: El Altet y el Trinquet, planteados como sectores de densidad media que se redelimitan para salvar la problemática de las líneas eléctricas de alta tensión que actualmente los atraviesan; Laborinquen, sector de transición a no urbanizable de media densidad; Urbanos y Pilar, que se plantean como sectores de densidad media para el relleno de vacíos urbanos; y Castellet, que mantiene sus determinaciones actuales.

El plan propone como quinto eje estratégico una dotación suficiente de parques y espacios libres y una solución a los problemas de borde urbano mediante cinturones verdes que actúen como elementos de transición entre lo urbano y lo rural; el uso residencial y el industrial. Asimismo se conciben como  elementos que conecten y aglutinen los principales parques, vías verdes y equipamientos del municipio.

Se propone, por último, densificar la ciudad difusa, sin aumentar el suelo ya ocupado; promover y planificar nodos donde se implanten usos terciarios y dotacionales; establecer conexiones claras con puntos estratégicos del núcleo tradicional y la consideración de La Sendera como eje vertebrador y articulador del diseminado desde donde se propone nuevos ramales de comunicación.

En la presentación del borrador ha participado el jefe del Servicio Territorial de Urbanismo, Miguel Nicolás Halabi, quien ha explicado el marco normativo del Plan y toda su tramitación hasta su aprobación definitiva por la Administración Autonómica. La arquitecta municipal, Leticia Martín, ha realizado una exposición técnica de los principales aspectos del Plan, deteniéndose especialmente en las conexiones territoriales, sobre todo en la importancia que tiene para San Vicente las conexiones con el sur de la capital conexión así como con los grandes nodos de transporte: Puerto, Aeropuerto y nueva Zona de Actividad Logística prevista en Alicante.

La arquitecta y geógrafa Esmeralda Martínez ha explicado que “estamos en una fase muy inicial del nuevo planeamiento y es en este momento cuando la ciudadanía puede intervenir en la parte conceptual del Plan”. Para sustanciar la participación ciudadana se han organizado una serie de talleres complementarios al celebrado esta tarde: el día 19, en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento, con el taller participativo Medioambiente, paisaje e infraestructura verde; el día 24, en el IES GAIA, con Dotaciones, red primaria y escala metropolitana; el día 3 de mayo, en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento,  con Modelo de desarrollo urbano sostenible y el 10 de mayo, en el Centro Social de la urbanización Los Girasoles con la Problemática del diseminado.

Comparte este contenido: