Obras Públicas inicia los trámites para licitar la mejora de seguridad vial en la CV820 a su paso por El Moralet

La Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio ya ha aprobado el proyecto y ha iniciado el expediente para la licitación de las obras de mejora de la seguridad vial en la carretera CV820 a su paso por el término de la pedanía de El Moralet de Alicante. Las obras están presupuestadas en 1,2 millones de euros y tienen un plazo de ejecución de 14 meses.

LCV. Alicante / 25 de marzo de 2019

El objetivo de la Generalitat con esta actuación es mejorar la seguridad vial en un tramo de más de un kilómetro mediante el calmado del tráfico. Hay que tener en cuenta que la carretera CV-820 une los términos municipales de Novelda y Sant Vicent del Raspeig, atravesando también los de Monforte del Cid, Agost y Alicante.

Se trata de una carretera convencional de dos carriles, con una sección pavimentada de 9 metros (carriles de 3 metros y arcenes de 1,5 metros) que soporta una intensidad de tránsito de 5.430 vehículos al día, con un 4% de vehículos pesados en el tramo Agost-Sant Vicent.

También existe un paso de peatones a la altura del punto kilométrico 2,4 con un semáforo con pulsador para peatones, además de carteles y semáforos en ámbar de preaviso en ambos sentidos, siendo un punto potencialmente peligroso.

La actuación

Para solucionar los problemas de circulación y de seguridad vial, la obra que sacará a licitación la Generalitat contempla la construcción de dos glorietas a modo de puerta de entrada de la travesía, que, además de reordenar los accesos a las urbanizaciones próximas (Camí de L'Ermita, por el Oeste, y Moralet", por el Este), moderan la velocidad de circulación de los vehículos. Estas rotondas tendrán radios interiores de 16 y 20 metros respectivamente, dos carriles de 4 metros de ancho cada uno y arcenes de 0,5 metros.

La actuación mantendrá el ancho de la plataforma actual, pero se insertará una mediana central de 60 centímetros de ancho, en el tramo que une las dos glorietas, a costa de la reducción del ancho de los arcenes. La mediana central se ensanchará también para ofrecer al peatón una zona de refugio intermedia entre los carriles al cruzar la carretera por el punto kilométrico 2,4, donde existe un restaurante.

Paradas de autobús

De igual manera, el proyecto prevé la instalación de dos paradas de autobús con marquesina así como el ajardinamiento y alumbrado de las glorietas. También se ha previsto el alumbrado del paso de peatones, que se activa con detector de presencia, con dos luminarias 'leds' alimentadas por un panel solar.

Por otro lado, para controlar la velocidad, se colocarán chicanes en la mediana y un refugio central para peatones. Las chicanes se dispondrán a distancias regulares de modo que se mantenga una velocidad uniforme en todo el tramo.

Finalmente, se sustituirán las cunetas actuales por otras de seguridad pisables y se renovará la capa superficial de firme para mejorar la rugosidad y la seguridad de la circulación.

Comparte este contenido: