Los Presupuestos de la Generalitat incluyen inversiones por 1.610 millones que suponen el mayor aumento en diez años

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha destacado que los Presupuestos de la Generalitat para 2019 contemplan una dotación para inversiones directas y a través del sector público y otros entes (Operaciones de Capital) de 1.610 millones, con un incremento del 44% respecto a este año, "el mayor aumento inversor en, al menos, los últimos diez años".

LCV. Valencia / 31 de octubre de 2018

Los 1.610 millones constituyen la mayor inversión presupuestada desde 2011, en plena crisis económica y con la Generalitat en una situación financiera muy precaria tras la gestión del anterior Ejecutivo.

"Además -ha añadido Soler- son unos presupuestos 100% Botànic, que blindan el estado del bienestar de los valencianos y suponen el impulso definitivo de las políticas económicas y los sectores productivos en la Comunitat Valenciana".

"Representan la consolidación de las políticas reflejadas en los tres anteriores presupuestos diseñados por este Consell, en los que apostamos por dar respuesta a las urgencias sociales que existían, consolidar los derechos de los valencianos y reconstruir la economía. Los Presupuestos para 2019 son el último empujón de la legislatura a las políticas del Acuerdo del Botànic", ha destacado el conseller de Hacienda.

Soler ha realizado estas declaraciones durante su comparecencia, junto a la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, tras la aprobación en el Pleno del Consell del proyecto de Ley de Presupuestos de la Generalitat para 2019. Previo a esta comparecencia, el conseller de Hacienda y Modelo Económico ha entregado las cuentas al president de las Corts, Enric Morera.

El Pleno del Consell ha aprobado también el proyecto de ley de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera, y organización de la Generalitat, que sigue ahora su tramitación en las Corts junto con la Ley de Presupuestos para 2019.

Como ha afirmado Vicent Soler, "estos presupuestos reflejan la alianza de la Generalitat con los derechos de los valencianos, con el objetivo de ofrecer un nivel de calidad en los servicios públicos esenciales, educación, protección social, sanidad, empleo y vivienda, similar al de otras comunidades".

El conseller de Hacienda ha hecho hincapié en que son unos presupuestos abiertos porque "las medidas que incluyen se verán consolidadas con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado". Como ha explicado Soler, "de confirmarse la flexibilización del déficit, pasar el límite del 0,1% al 0,3% va a suponer el poder disponer de 237 millones más para la sanidad, la educación y la protección social de los valencianos".

50.000 nuevos puestos de trabajo

El Presupuesto no financiero de la Generalitat para 2019, que son los recursos de los que dispondrán las conselleries, asciende a 16.706,8 millones de euros, un 9,9% más que en este ejercicio, sin tener en cuenta las operaciones financieras. Esta cifra es la que se ajusta a la variación real del gasto de la Generalitat. Si se incluyen también las operaciones financieras, conformadas básicamente por las refinanciaciones de deuda, las cuentas de la Generalitat para 2019 se elevan a 22.096,2 millones, un 10,7% más que en 2018.

Las cuentas para 2019 estiman la creación en la Comunitat Valenciana de 50.000 nuevos puestos de trabajo, según el informe económico financiero.

Presupuestos condicionados por la deuda

Las cuentas para 2019 están marcadas por los pasivos financieros, que ascienden a 5.281,3 millones de euros, un 13,5% más que en el año anterior (incremento de 627 millones).

Como ha destacado el conseller Soler, "la deuda que arrastramos sigue condicionando nuestros presupuestos y la carga financiera que soportamos se mantiene un año más como la segunda sección presupuestaria, solo por debajo de Sanidad y superando a Educación".

Uno de cada cuatro euros del presupuesto va destinado a amortizaciones e intereses y cabe destacar que el incremento de esta partida financiera (627 millones) supone prácticamente el 30% del incremento total del Presupuesto para 2019.

Políticas para las personas

Los Presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2019 son unos presupuestos de marcada línea social, como lo confirma el hecho de que por primera vez en la historia de la Comunitat Valenciana, el 20% del presupuesto en materia de Sanidad se destina a atención primaria y salud mental. Además, se amplía la eliminación del copago a las rentas que se encuentren por debajo del salario mínimo interprofesional.

En el área de Educación, cabe destacar que el Pla Edificant va a contar con 173 millones el próximo año, lo que va a permitir dar un importante impulso a la eliminación de los barracones. Además, en estos presupuestos se incluye la ampliación de la red de escuelas infantiles para niños de 2 y 3 años, a la vez que se impulsan los centros de 0 a 2 años.

El presupuesto para Igualdad supera los 1.500 millones y se estima que más de 120.000 familias se beneficiarán de la Renta Valenciana de Inclusión. Además, la inversión en materia de Vivienda se duplica, pasando de 20 a 40 millones, y, en materia de Empleo, se incluye una nueva convocatoria de Avalem Joves Plus con el fin de contratar a más jóvenes.

"Estas cuentas ponen en evidencia que el gasto social es una prioridad para este Consell. Por ello, cada día destina 18,2 millones a Sanidad, 14 millones a Educación, 4,2 a Igualdad y Políticas Inclusivas, un millón a Empleo y 452.762 euros a políticas de Vivienda", ha afirmado Soler.

"Cada día el Consell invierte 37,8 millones en materias de calado social, -ha declarado el titular de Hacienda- con lo que se busca garantizar la calidad de los servicios básicos fundamentales que necesitan los valencianos y valencianas. En conjunto, el gasto social de este Consell en los presupuestos para 2019 asciende a 13.818 millones, lo que supone la mayor dotación social de la historia en términos absolutos y representa el 84,3% del gasto no financiero".

35 millones para el Plan Estratégico de la Industria

Los Presupuestos de la Generalitat que hoy ha presentado Vicent Soler son además unas cuentas que tienen como objetivo dar un impulso a la economía de la Comunitat, Por ello las Operaciones de Capital son las que más crecen y alcanzan los 1.610,3 millones (un 44% más).

Además, hay que destacar que se destinan 35 millones al Plan Estratégico de la Industria Valenciana (PEIV). Asimismo, se incluyen otros 13 millones para fomentar la producción y la inversión en energías renovables.

Más dotación para las líneas IVF

El Banco Público de la Generalitat contará en 2019 con 75,7 millones de euros para poner en marcha nuevas líneas de financiación para las empresas y colectivos vulnerables. Esta dotación supone un incremento de casi el 81,7% con respecto al año anterior, lo que refleja la apuesta del Consell por este organismo, convertido ya en banco de promoción valenciano tras su escisión en 2018.

Además, en 2019 se va a poner en marcha un Plan de Saneamiento para municipios endeudados y un Plan de Ayuda a municipios que tienen mayores gastos en servicios públicos fundamentales, que contará con 10 millones de euros. Asimismo, el próximo año el Consell va a incidir en la lucha contra el fraude fiscal a través de la Agencia Tributaria Valenciana, llevando a cabo campañas de inspección que contribuyan a combatirlo.

Clasificación económica del Presupuesto

Los gastos de personal, recogidos en el Capítulo I, ascienden en 2019 a 6.228,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,9% (399,8 millones más) con respecto a 2018. Con esta dotación, el Consell garantiza los derechos de los empleados públicos valencianos, contemplando las cantidades necesarias para incrementar sus retribuciones hasta en un 2,25%.

Además, por primera vez se incluye la carrera profesional del personal estatutario temporal y los incrementos para el personal universitario interino. Hay que destacar que el 89,3% del gasto de personal va destinado a las conselleries de Sanidad Universal y Educación.

Por otra parte, 3.412,7 millones del presupuesto se destinarán a gastos de funcionamiento, Capítulo II. Esta cifra refleja un incremento del 6,3% en comparación con el año anterior (200,9 millones más), incremento que responde básicamente a la mejora de la calidad de los servicios públicos fundamentales.

En concreto, el 42% de este aumento (85 millones) pertenece a las áreas de Sanidad, mientras que el 18% (36,2 millones) son actuaciones en materia de protección social y el 16% corresponde a la Conselleria de Educación.

Con respecto al Capítulo III, los gastos financieros ascienden a 510,14 millones de euros, lo que refleja un incremento del 3,5% con respecto al año anterior (17,3 millones más). Este incremento responde básicamente al coste de los intereses de la deuda derivada del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

El Capítulo IV, en el que se recogen las transferencias corrientes, asciende a 4.935,6 millones de euros, lo que supone una subida del 8,6% (391 millones más). El 66% de este incremento (258 millones) corresponde a Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, lo que refleja la apuesta de este Consell por la protección social.

Por otra parte, el Capítulo V del Presupuesto, en el que se contempla el Fondo de contingencia, asciende a 9 millones de euros. En este capítulo que incluye la cantidad reservada para resolver gastos no previstos inicialmente en los presupuestos, tal y como se establece en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

Las subvenciones para inversión suben un 60%

Las inversiones reales, recogidas en el Capítulo VI, ascienden a 645,5 millones, un 25,2% más que en el ejercicio anterior y el Capítulo VII de transferencias de capital se incrementa un 60,1% hasta alcanzar los 964,7 millones.

Hay que destacar que las operaciones de capital, los capítulos VI y VII, concentran el mayor incremento del presupuesto, un 44% más, hasta los 1.610 millones de euros, convirtiendo a estas cuentas en las más inversoras de los últimos veinte años. Esto refleja la importante apuesta del Consell por las nuevas infraestructuras destinadas a los servicios públicos fundamentales y la economía productiva.

El capítulo VI es el segundo que más crece, un 25,2%, alcanzando los 645,6 millones, casi el doble que en 2015. El mayor incremento inversor del capítulo VI se registra en Sanidad, que aglutina un tercio del crecimiento global (141,8 millones) y en Vivienda (31,9 millones).

Por otra parte, las subvenciones para inversiones, recogidas en el capítulo VII, es el área que más crece de todo el presupuesto por el fuerte impulso del Consell en Educación, que concentra más de la mitad del crecimiento global (183,3 millones). El apoyo de este Consell al tejido productivo valenciano queda patente en el aumento que experimenta el Capítulo VII de la Conselleria de Economía, en gran medida para potenciar el apoyo que se presta desde el Ivace a las pymes valencianas (aumenta un 35,6%, hasta alcanzar los 209,4 millones).

Por otra parte, el Capítulo VIII, donde se recogen los activos financieros, asciende a 108,1 millones (un 10,3% más). Este incremento se explica por la mayor capacidad financiera del Institut Valencià de Finances para conceder préstamos destinados a proyectos empresariales que impulsen la economía productiva.

Por último, el capítulo de pasivos financieros, Capítulo IX, asciende a 5.281,4 millones de euros, un 13,5% más que el año anterior. Este aumento obedece casi en su totalidad al incremento de las amortizaciones de deuda que se refinanciarán durante el ejercicio y que no suponen un incremento del gasto.

Desglose de los ingresos

Atendiendo a los ingresos, cabe destacar, en relación a los ingresos previstos dentro del modelo de financiación, que el anterior Ejecutivo central incrementó la financiación en términos de caja para la Comunitat Valenciana en 2018 en tan solo 80 millones, mientras que el actual Gobierno lo ha hecho en 367 millones, sin contar la mensualidad del IVA comprometida.

Por otra parte, como ha destacado el conseller, "a fecha de hoy, el déficit autorizado para 2019 es del 0,1% del PIB, lo que supone un límite de gasto de 118,2 millones de euros. En caso de que se aprobara el nuevo objetivo de déficit del 0,3%, la Comunitat Valenciana dispondrá de 236,4 millones más, lo que supone poder disponer de mayores recursos para atender los derechos sociales de los valencianos y las valencianas".

Por último, Soler ha hecho hincapié en que "un año nuestras cuentas incluyen una partida reivindicativa de 1.325 millones, para mantener la calidad de los servicios públicos fundamentales y acercanos a la media del resto de comunidades autónomas".

Comparte este contenido: