La UE compromete un cambio en el Plan de Desarrollo Rural que permita paliar los efectos de la 'xylella'

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha obtenido el compromiso del comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, para modificar el Plan de Desarrollo Rural (PDR) con el fin de que la Comunitat Valenciana pueda llevar adelante un plan piloto para paliar los efectos de la 'xylella' que aporte recursos adicionales y nuevas oportunidades para los agricultores afectados.

LCV. Bruselas / 20 de noviembre de 2018

Este es uno de los asuntos que ha tratado el jefe del Consell este martes en Bruselas durante su reunión con el comisario de Agricultura, un encuentro que, según ha explicado Puig, ha sido "muy positivo y ha servido de aproximación a los problemas de la agricultura valenciana".

Durante la cita, el president también ha expresado la necesidad de intensificar los acuerdos comerciales con otros países para "lograr una mayor receptividad de los productos valencianos". "Queremos reforzar la apertura de algunos mercados en los que participamos", ha expresado Puig, quien también ha pedido que se extremen los controles fitosanitarios en frontera.

"Hemos mostrado nuestra preocupación respecto a la entrada de productos de otros países como Sudáfrica", ha indicado el president, que ha asegurado que "no es una cuestión de competencia, sino de reciprocidad".

Además, Puig ha solicitado apoyo para el sector agrario en el nuevo escenario financiero. "Nosotros defendemos una agricultura básicamente competitiva y productiva, que refuerce la batalla contra la despoblación", ha indicado el president, que también ha incidido en la necesidad de "reforzar el territorio rural para mantener al territorio y a las personas".

Asimismo, la Comunitat también podrá optar a "ayudas a través de fondos financieros de caracter especial para proyectos estratégicos de modernización de regadío y para garantizar agua para los agricultores valencianos", ha informado Puig, quien ha apuntado que "se van a abrir contactos" con el Gobierno central para "ofrecer este tipo de respuesta financiera" al proyecto de modernización de regadíos que impulsa la Generalitat y que contempla 1.000 millones de euros para los próximos años.

El president también ha subrayado, por otro lado, que ha trasladado a Hogan que el "principal problema" de los agricultores valencianos es el precio que reciben por los productos. A este respecto, ha indicado que, tal y como se ha podido comprobar 'in situ' en un mercado de la capital belga, "un kilo de naranjas vale cuatro euros para el consumidor belga y al agricultor se le pagan de 0,35 a 0,28". "Ese es el gran problema", ha remarcado.

El comisario le ha trasladado a este respecto que se está trabajando en una directiva para "proteger al agricultor con más transparencia en los mercados y también intentando evitar las prácticas irregulares de algunas personas que actúan en esta cadena en contra de lo que es fundamental: el agricultor".

 

Comparte este contenido: