El cura párraco de Begur

RAMÓN FERNÁNDEZ

Ramón Fernández de TirsoHace unos días, en un periódico de ámbito nacional, se recogía la noticia procedente del Diari de Girona de que el cura párroco de Begur había colocado en la iglesia parroquial del pueblo una pancarta que decía: Llibertat, con una lazo amarillo a cada lado. El mosén se sentía amenazado porque alguien había puesto en la fachada de su iglesia que ésta estaba para orar y no para hacer política. Además admonizaba contra los cristianos que discrepaban de lo que decía la pancarta por considerar que no era cristiano no estar de acuerdo con pedir la libertad de unos presos que estaban en la cárcel sin juicio. El Diari de Girona informaba también que el cura párroco era miembro de los Comités de Defensa de la República (CDR).

Begur, como sabrá el lector, es una localidad de la Costa Brava que vive exclusivamente del turismo, y en el que el 61% de los votantes en las ultimas elecciones autonómicas catalanas y en las municipales votaron por partidos independentistas, y en el que el alcalde es de ERC.

A la vista de los hechos y las manifestaciones del mosén, es de suponer que formará parte de la cuarta parte, aproximadamente, de los curas catalanes que públicamente se declaran independentistas y hacen alarde de ello. Los nuevos inquisidores. O quizá fuera más acertado definirlos como los cimientos de la iglesia nacional catalana. Los fanáticos que no se cansan de afirmar que Dios está con ellos y no con los de enfrente. ¡Vade retro!

A mí me parece que el párroco de Begur puede exhibir las pancartas que desee con el contenido que estime oportuno, pero sería de agradecer que no utilizase la iglesia parroquial, como tampoco me parece bien que los que discrepan enguarren la fachada de la iglesia parroquial manifestando sus opiniones. Y por supuesto me resulta anecdótico que colabore con los CDR, una organización poco democrática, que para la obtención de sus fines utiliza métodos que muchos consideramos una coacción. En cualquier caso, la noticia de las andanzas del cura de Begur, como la de otros de su misma especie, aparentemente anecdótica, es con seguridad una muestra de la realidad social cotidiana de lo que sucede en muchos pueblos de Cataluña, y en especial en la provincia de Girona, cuna de siempre del más antiguo catalanismo. También muestra la actitud siempre irresponsable de una parte de la jerarquía católica catalana, que ante un posible conflicto con los independentistas se pone a mirar para otro lado, como con seguridad hará el obispo de Girona en el caso de Begur. Conociendo la historia de Cataluña, no me resulta extraño la actitud de los obispos catalanes ante la cuestión independentista, consistente en poner una vela a Dios y otra al Diablo.

Puesto que no hay que olvidar que en los últimos tiempos, y antes de la explosión social y política del independentismo, la iglesia catalana ya intentó tener una Conferencia Episcopal Catalana, independiente de la española y reconocida por el Vaticano. Esta maniobra política les salió mal. Pero sí han constituido una Conferencia Episcopal Tarraconense dependiente de la Conferencia Episcopal Española, que ante la convocatoria del ilegal reféndum del 1 de Octubre, simplemente llamó al diálogo, en definitiva, navegó. Al menos en esta cuestión fueron más claros el obispo de Solsona, los Claretianos, los Benidictinos de Poblet y Monserrat, y otras ordenes religiosas y colectivos cristianos que animaron a participar en el referéndum del 1 de Octubre, e incluso consideraron legítima su convocatoria.

Yo, al cura de Begur, visto su apasionamiento por la independencia de Cataluña le aconsejaría que se acercara al pueblo de Amer, no muy alejado de donde vive, para pasar allí una jornadas de reflexión que le permitiera recargar su espíritu; por dos razones: es el pueblo natal de Carles Puigdemont, y también fue el cuartel general del ejercito carlista en la segunda guerra carlista, al mando del general Ramón Cabrera, Marques del Ter.

Con la primera recarga espiritual volverá a Begur, y a lo mejor logra la excomunión de los feligreses disidentes. Nada me extrañaría que éstos tuvieran que hacer penitencia por las calles del pueblo al grito de: ¡Carles! ¡Carles! ¡Carles! Quizá esto podría convertirse en nuevo atractivo turístico para los fines de semana del invierno.

En cuanto a la segunda recarga espiritual: el carlismo. Es probable que encontrara una importante fuente de inspiración para su apostolado en favor de la independencia catalana. Y como complemento a esa inspiración espiritual carlista, le aconsejaría la lectura de un artículo de Larra titulado Nadie pase sin hablar con el portero, que probablemente le servirá para aumentar su convencimiento en la bondad de la intolerancia.

Y como es sabido, salvo una situación extraordinariamente escandalosa, a un cura que ejerce un oficio en un pueblo, la Iglesia solo lo cambia si la bolsa mengua, y como quiera que al de Begur le adorna la virtud del independentismo y la bolsa es de suponer que no debe menguar, este muchacho tiene futuro en la Iglesia de una futura Cataluña independiente. Y a los feligreses discrepantes ni agua, al infierno con ellos.

Comparte este contenido:

Comentarios   

0 #2 juan Navarro 30-08-2018 15:32
El General Cabrera, "Tigre del Maestrazgo" y ejemplo de crueldad intolerancia y sadismo. Bueno, el Cura de Bagur (prefiero en castellano), hace bien cumpliendo con su deber eclesiástico. Pero olvida las divinas enseñanzas y por las cuales me atrevo a decir: "Poned la otra mejilla si os golpean con dureza en la cara". Pio XII miró hacia otro lado con la locura Hitleriana y Mussoliniana, ETA nació en las sacristías de los curas carlistas, y el carlismo que es sino un movimiento religioso para llevara a Carlos Isidro al trono de España cuando iba a estirar la pata el "felón" Fernando VII. Por cierto, en el cuadro la familia de Carlos IV si miras, querido lector a la izquierda, el pequeñito es Carlitos María Isidro, quien lo iba a decir. Gracias por este artículo Sr. Fernández De Tirso.
Citar
0 #1 온라인카지노 27-08-2018 18:41
So it's at this time which you want to stop pursuit, and go looking
to your software platform instead - . At occasions the
conventional Jacks or Superior method will give them an exceptional probability of profitable for each the payout table but
would eradicate any likelihood of receiving the Mystery Reward Hand.
The term is named "virtual money," and you will enjoy it on a free site as a
way to track your wins and losses.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar