Vuelve el hombre

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoNo es difícil imaginarse a un par de políticos negociando con otros tantos empresarios en la barra de un bar, en la mesa de un restaurante, en el reservado de un puticlub o en cualquier otro establecimiento del ramo del ocio la concesión de una contrata y la correspondiente mordida para el gestor público y su partido. Berlanga ya lo contó al detalle mucho antes de que la corrupción y sus consecuencias, y la catadura de sus protagonistas, se convirtieran en el pan nuestro de cada día. Dado el pintoresquismo de los personajes, su proximidad y la capacidad tentacular de la red delictiva que crearon, la Gürtel se ajusta como anillo al dedo a los parámetros descriptivos de una situación avalada sobradamente por la fonoteca que obra en poder de los jueces tras haber pasado el filtro de los especialistas de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

A quién le extrañaría que en una de esas conversaciones grabadas para engorde del sumario apareciera una frase del estilo de «este mitin lo pago yo por porque me sale de la entrepierna, hombre» pronunciada al amor del quinto güisquicillo de malta de una docena de años con cargo al erario. Al fin y al cabo hace unos pocos años podíamos oír a un exbarón del PP contando en el interior de su coche con voz aguardentosa –«dos mil, tres mil, quatre mil, cinc mil, sis mil, set mil, huit mil, nou mil, deu mil, onze mil, dotze mil... dos millons de peles»– la comisión derivada de operaciones espurias para repartirla con sus socios y, sin embargo, amigos. O amiguitos del alma a los que se quiere un huevo, según se trate de un presidente de la Generalitat en el ejercicio de su digna función o de la tropilla de oportunistas y golfos que medran a la sombra del poder.

Viene todo esto a cuento de la impresión que desasosiega al arriba firmante por las similitudes que encuentra entre las actitudes de soberbia y prepotencia de quienes habiendo sido juzgados, condenados y encarcelados –Rato, pongamos por caso, o Blasco, un suponer– o que, desacreditados, siguen instalados en el ojo del huracán por su presunta participación en el desaguisado –Francisco Camps, verbigracia– continúan destilando testosterona, y los actuales actores del vodevil. O sea que cuando uno escucha al presidente popular Pablo Casado exigir elecciones generales al desnortado Sánchez cuando quiera y como quiera después de conocerse los datos de la última encuesta del CIS porque se las va a ganar con una mano atada a la espalda, no puede evitar retrotraerse a la época en la que Arias Cañete oficiaba de ministro de Agricultura y consumía a mansalva manteca colorá, manjar hipercalórico cuya ingesta desordenada probablemente le llevó a afirmar que el trasvase del Ebro se iba a hacer por cojones.

Vamos, que te enteras de que hubo una sociedad pantalla llamada Paquí Palla SL que se encargaba de ocultar facturas y de trapichear con fondos para, presuntamente, nutrir económicamente a Esperanza Aguirre y su corte en su exitosa carrera política al frente de la Comunidad de Madrid, y te imaginas la composición del consejo de administración. El nombre de la empresa casa con la función asignada, así que sus integrantes, para no desmerecer, seguramente portaban palillo mondadientes en la comisura de los labios como ese cachondo de la foto de carnet, se jugaban la cervecilla a los chinos y amagaban con tocar el culo a la becaria entre risotadas varoniles. Vuelve el hombre, qué le vamos a hacer. Estábamos con el disparate de la segregación de sexos por artículos gramaticales y, de repente, un cazador retratado con medio centenar de cadáveres conejiles trazando en plena campiña el nombre de un partido de extrema de derecha se hace más famoso que todo un rey fotografiado con un elefante muerto a sus espaldas. Qué cosas. El líder de Vox y de la disidencia iraní, Santiago Abascal, azote de la función pública que exprimió hasta el límite antes de posar a caballo, se mosquea por no haber sido invitado a la gala de los Goya, desmonta, se ajusta la canana, se atribuye una representatividad (lagarto, lagarto) que todavía no tiene y, en plan desprecio, afirma que los españoles seguiremos viendo a Clint Eastwood. Lo que no dice es si al Eastwood de Los puentes de Madison o al de Harry el Sucio. Será porque la duda ofende.

Comparte este contenido:

Comentarios   

0 #6 ebovucese 04-06-2019 22:45
http://mewkid.net/buy-amoxicillin/ - Amoxil Amoxicillin 500mg zkh.grpa.lacron icavirtual.com. rsq.qv http://mewkid.net/buy-amoxicillin/
Citar
0 #5 olukiecoge 04-06-2019 22:18
http://mewkid.net/buy-amoxicillin/ - Amoxicillin Amoxil wmd.ccut.lacron icavirtual.com. hrc.mj http://mewkid.net/buy-amoxicillin/
Citar
0 #4 ukazahudo 01-04-2019 22:34
http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/ - Amoxicillin Online Amoxicillin acn.eqsy.lacron icavirtual.com. oiv.ei http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/
Citar
0 #3 obiaamedligo 01-04-2019 21:57
http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/ - Amoxicillin 500 Mg Amoxicillin 500 Mg osf.dste.lacron icavirtual.com. cqt.kn http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/
Citar
0 #2 qediwonixo 01-04-2019 18:52
http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/ - Amoxicillin Online Amoxicillin 500 Mg izr.aryj.lacron icavirtual.com. kms.wt http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/
Citar
0 #1 lyodeaw 01-04-2019 18:44
http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/ - Amoxicillin Buy Amoxicillin uyh.vwsu.lacron icavirtual.com. riw.py http://theprettyguineapig.com/amoxicillin/
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar