No es no a la donación de votos

ANA L. BASCHWITZ

Ana L. BaschwitzEn el año 2016, el actual secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, descartó rotundamente y con insistencia formar una gran coalición con el Partido Popular, respondiendo al entonces Presidente de Gobierno Mariano Rajoy: “No es no”. Ahora, tres años después sin Gobierno estable, debería decir “Si es si” a la donación de votos.

Hace tres décadas se lanzaron las primeras Campañas de Donación de Órganos (petición de riñones y córneas para trasplantes) y yo tuve el honor de ser la “culpable” de diseñar su estrategia de comunicación. Nos encontrábamos con una situación de urgencia dado que los costos que asumía la sanidad pública española para los tratamientos médicos eran insostenibles. La concienciación ciudadana sobre este tema era muy compleja y había que pensar en mensajes que despertasen en la conciencia de las personas la realidad de esta problemática para mejorar su calidad de vida.

Por aquel entonces no existía la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) que hoy día lidera a nivel mundial el número y la variedad de órganos que se trasplantan anualmente, así como el número de donantes inscritos, sin olvidarnos de que este organismo realiza una importante labor de asesoramiento a otros países, entre otras muchas actuaciones de gran trascendencia, como es la formación de profesionales y la labor de mentalización ciudadana para conseguir donantes.

En la primera Campaña de Donación de Córneas se lanzó el lema de “No cierres tus ojos para siempre, dónalos…” que fue todo un éxito con la respuesta de generosidad y solidaridad de los españoles que supero todas las expectativas. Lema que podemos decir que sigue siendo vigente al día de hoy.

A las puertas del año 2020, hemos empeorado nuestra calidad de vida, estamos viviendo tiempos de crisis generalizada, de incertidumbre, de inseguridad, de violencia, de falta de moral, de valores y de educación cívica. Todo tiene un precio y es vendible, sea quien sea el postor, y la donación de votos impera en nuestros días. El lema a comunicar, en este caso, sería “Abre siempre tus ojos, no dones tus votos…”

En España la donación y el trasplante de órganos se encuentran regulados por la Ley de Trasplantes que garantiza entre otros, dos aspectos fundamentales: el altruismo de la donación y la equidad en el acceso al trasplante.

Se entiende por “altruismo”, la tendencia a procurar el bien de las personas de manera desinteresada, incluso a costa del interés propio y por “equidad”, la cualidad que consiste en no favorecer en el trato a una persona perjudicando a otra.

Mi pregunta es: ¿Cuáles serían los requisitos de una hipotética Ley de Donación de Votos? Es legal que tras unas elecciones democráticas en las que el pueblo manifiesta en su voto sus preferencias políticas este no sea respetado y se incumplan el altruismo y la equidad en perjuicio de la sociedad española?

Comparte este contenido:

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.