Billy el Niño gana el duelo

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoTanto llantina y tanta pose, tanto endurecimiento del gesto y tanta solidaridad en el Congreso con las golpeados, ofendidos, maltratados y vituperados; tanta rabia desatada contra el torturador a la par que policía jubileta; tanta crítica a un sistema que no solo consiente la impunidad sino que, además, premia al impune. Tanto rollo, en definitiva, y tanta lección impartida desde el escaño, para que llegada la hora de la verdad o, lo que es lo mismo, el momento de desagraviar –si es que hay alguna fórmula mágica de resarcimiento– a los que fueron sometidos a toda suerte de sevicias y de restablecer un mínimo de justicia en un acto puramente formal, a alguien se le vaya la olla y vote contra sí mismo en una exhibición de estupidez que viene a consolidar la máxima reiterada hasta la saciedad y no atendida nunca de que una de las cosas que no puede permitirse un político en ningún caso es hacer el ridículo.

Es lo que le ha ocurrido a Unidas Podemos, partido que se ha visto obligado a rectificar después de que, tras años de matraca, votara en contra de pedir al Gobierno que facilite la hoja de servicios del exinspector del Cuerpo Superior de la Policía franquista Antonio González Pacheco, Billy el Niño para los supervivientes de su sadismo debidamente documentado. En la prudencia ante las dudas jurídicas que implicaba la difusión por supuesta colisión con la ley de secretos oficiales han basado su reveladora decisión los padres y los hijos de aquel revolucionario, transparente, fresco, rompedor e ilusionante, a la vez que chiripitifláutico 15-M que ahora se sientan en el Hemiciclo y en el Consejo de Ministros. Un «error» por el cual Pablo Iglesias ha pedido vía Twitter «disculpas avergonzadas» después de percatarse de que sus conmilitones, y conmilitonas, habían votado para pasmo de los parias de la tierra lo mismo que el PSOE, PP, Ciudadanos y Vox.

Ahora afirma el dirigente Pablo Echenique que si se les presenta una segunda oportunidad para desfacer el entuerto, lo desfacerán. Pero de momento lo que consta en el Diario de Sesiones es que han perdido la gran oportunidad de ser coherentes con sus postulados pese a que el sentido de su voto no era decisivo. Entre la justa rebeldía y la amedrentadora norma prescriptora se echaron de forma pudorosa en manos de la segunda. Y eso que el currículum de la bestia que se ha podido conocer pese a todo ofrece muy pocas dudas sobre la calidad y cantidad de los méritos contraídos durante el ejercicio de sus funciones represoras.

Dice el abad Iglesias que las víctimas no se merecen lo que ha hecho Unidas Podemos. Ni las víctimas ni el público en general. En el duelo en Ok Corral que mantuvo en la distancia temporal el actual vicepresidente de lágrima fácil, como se empeña en demostrar a nada que se le pone un clínex delante de la nariz, ha ganado sin despeinarse el del puñetazo atroz y certero en los genitales del detenido por rojo.

Comparte este contenido:

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.