Benidorm invierte 270.000 euros en la estabilización de los taludes del Tossal para evitar desprendimientos

El Ayuntamiento de Benidorm iniciará en las próximas semanas las obras de estabilización de los taludes de la vertiente noreste del Tossal de La Cala, la que recae sobre la calle Luarca, para evitar posibiles desprendimientos.

LCV. Benidorm / 11 de junio de 2019

El alcalde y la concejala de Urbanismo –ambos en funciones-, Toni Pérez y Lourdes Caselles, han informado que en este proyecto se van a invertir 271.116,84 euros con el objetivo de eliminar “la causa y los daños que padece actualmente la zona del talud, evitando que se reproduzcan”.

Pérez ha explicado que estos trabajos correrán a cargo de una empresa especializada en contención de taludes y se van a realizar en “una ladera con un desnivel de hasta 48 metros”.

La primera fase de las obras se centrará en “sanear y adecuar el talud, eliminando los bloques de roca que se encuentren suelo o desprendidos”. Acto seguido “se recolocará la malla de triple torsión que se encuentra actualmente en el talud”, y se instalarán “bulones permanente que cosan los bloques superficiales más inestables”. También se colocará “una doble malla que conecte todas las cabezas de los bulones” con dos tipos de red diferentes: una de mayor resistencia que evite la caída de futuros desprendiemientos, y otra de menor apertura que recoja los posibles fragmentos de roca de tamaño más pequeño”.

Dada la complejidad para emplear medios auxiliares en el talud debido al importante desnivel, “los equipos trabajarán descolagados por la ladera y correctamente anclados para garantizar la seguridad tanto del personal como de las edificaciones existentes”.

El alcalde ha señalado que estos trabajos generarán “molestias” sobre todo a los vecinos más próximos, si bien ha incidido en que se trata de una actuación muy necesaria “con la que perseguimos que la estabilización de los taludes sea definitiva”. Tanto el alcalde como Caselles han indicado que esta estabilización debe ejecutarse sin demora para que esté concluida antes de la llegada de posibles lluvias torrenciales en otoño, ya que “los desprendimientos suelen producirse de forma recurrente cuando se dan episodios de precipitaciones”.

Comparte este contenido: