La política detrás del juego de azar

A pocos meses de las elecciones aumentan las discusiones en torno de la reglamentación y potenciales riesgos en los juegos de azar.

El sector del juego tiene un rol cada vez más central en las conversaciones políticas en vistas a las próximas elecciones. Hasta ahora, los juegos de azar y casinos no han sido parte importante a la hora de discutir presupuestos o hacer campaña electoral. El Consejo Empresarial del Juego de España (Cejuego) alerta sobre información poco fiable que se disemina en los medios de comunicación dañando empresas que dan trabajo, pagan impuestos e impulsan el crecimiento de la economía.

LCV. Alicante / 25 de marzo de 2019

Mucho se ha dicho acerca de la localización de las salas de juego. En los últimos años, distintos organismos gubernamentales han intentado reglamentar la distancia mínima entre dos establecimientos de este tipo. Alejandro Landaluce, director general de Cejuego, argumenta en una reciente entrevista publicada por Giochidislots, que “necesitas un mínimo de población para que tu local sea rentable. En un pueblo de 25 habitantes, es imposible que nueve panaderías sean rentables”. Por ejemplo un lugar como Carabanchel, explica Landaluce, podrían caber hasta 9 salones pero, si se limita la distancia entre ellos, el público se disipa y la sensación de aglomeración desaparece. “En Madrid no existe el tema de distancias y los empresarios deciden cuáles son los mejores sitios. Si no te ponen una indicación estarán en la mejor arteria” y, por el contrario, el negocio se resiente cuando no se aprovechan estos clusters.

Otro tema vigente es la legislación, que pretende limitar la posibilidad de estas empresas a pautar y correr campañas publicitarias en los principales medios de comunicación. Landaluce alerta que esta medida generará un impacto enorme ya que afectará no solo las licencias nuevas sino también renovaciones y locales abiertos hace ya 5 años. “Te puede gustar más o menos el sector, pero es una actividad legal y existe la libertad individual".

Y extienden este argumento más allá, refiriendo a la libertad y responsabilidad personal, cuestionando una actitud tan paternalista por parte del estado. “Hay gente a la que le gusta; y está la responsabilidad personal. Son las bases de la democracia. Ahora mismo vas al Ayuntamiento de Madrid, pides una licencia, tienes un montón de requisitos. No podemos sacar de ahí a alguien que ha hecho una inversión hace tres o cuatro años”, declara el representante.

Cuando le consultan por la ludopatía, Landaluce se indigna ante un nuevo mito. ¿Qué tan cierto es este aumento de la ludopatía en España del que tanto se habla? “Los datos oficiales dicen que, en los últimos diez años, esta afección de salud que sufren algunos jugadores, no ha aumentado”.

Desde ya que toda legislación debe contemplar sectores vulnerables y que no pueden hacer valer su voz por sí mismos. Pero si se pretende intervenir tan abiertamente en un sector que crece, empuja una economía estancada y genera empleo, al menos debería fundamentarse con datos ciertos y métricas verificadas.

Comparte este contenido: