Qué es el aceite de cannabis y para qué sirve

Hoja de la planta de cannabisEl aceite de cannabis, proveniente de la planta que lleva su nombre, y popularizada como marihuana, en algún tiempo estuvo estigmatizado. Sin embargo, en los últimos años su valor medicinal ha sido reconocido señalando la capacidad terapéutica que tiene para el alivio de algunas enfermedades.

LCV. Alicante / 17 de junio de 2019

En muchos países es valorado como parte de la prescripción médica, pero a pesar de ello y de ser reconocida por la comunidad científica, aún comprueba cierta resistencia por ser aceptada.

No obstante, los testimonios de innumerables pacientes con enfermedades terminales y síntomas agudos de patologías complejas, expresan su bienestar tras la administración de una dosis de este producto.

Pero, qué es el aceite de cannabis

Las informaciones que describen la composición de la planta, dan cuenta de un producto natural que contiene más beneficios que reacciones en contra de la salud de las personas.

Originaria del Asia, durante siglos ha sido usada con objetivos religiosos, alimenticios y medicinales. Pero desde hace muy pocos años se ha retomado su valor terapéutico, reconociendo que alivia dolencias que no son aplacadas con tratamientos convencionales.

En tal sentido, el impacto que ha tenido en el tema de la salud es confirmado por marcas como NordicOil, encargada en los últimos años en resaltar las propiedades del aceite de cannabis. A través de su página online es posible encontrar datos reveladores vinculados con la planta.

Del impacto actual

Sin duda que el auge por los atributos y beneficios de la marihuana desde hace algún tiempo ganan espacio en los medios, no solo por los prejuicios que mantiene implícito, sino también por los distintos movimientos que en muchos países apuestan por su legalización.

A partir de estos pronunciamientos que también agrupan investigaciones y argumentos a favor de su consumo y uso con fines terapéuticos, empezó a surgir un interés aún mayor.

De manera que conocer sobre las características del aceite y sus aplicaciones, ocupó la atención de médicos y pacientes en busca de alivio para sus males.

Cómo se obtiene

Las características del aceite son las de una resina pegajosa que se obtiene tras eliminar el solvente que se encuentra en los extractos de las flores, que son las que contienen los llamados cannabinoides. Para su preparación se utilizan solventes como:

  • Etanol.
  • Butano.
  • Hexano.
  • Alcohol isopropílico.

Hasta ahora la técnica del etanol ha resultado la tradicional y, por lo tanto, la más conocida. Pero hay que distinguir que los diversos contenidos de THC y CBD, suelen variar dependiendo de las características del vegetal y los procedimientos que se utilicen para elaborar el producto.

THC y CBD

Se identifican así por su alta concentración en cannabinoide. El CBD contiene cannabidiol, sin cualidades psicoactivas. Por el contrario, el THC es un psicoactivo por naturaleza. Sin embargo, ambos presentan características particulares y funcionan para casos específicos.

Sobre el proceso de elaboración

En el procedimiento para la obtención del producto se valoran, tanto las conformaciones propias de la planta como la forma de extraerlo. Por una parte, se cuida la calidad y, por otra, los componentes activos.

Para el especialista encargado de prescribir la aplicación de la terapia, es importante saber qué tipo de cannabinoide debe indicar al paciente, de manera de poder precisar la dosis requerida de acuerdo a la enfermedad. En este caso, es prudente distinguir las propiedades del CBD y THC.

Y para qué sirve el aceite

Los diagnósticos que demandan un tratamiento con cannabis dan cuenta de una diversidad de enfermedades cuya complejidad ha sido atendida con fármacos que originan reacciones secundarias severas, y así se reconoce por el estudio de los casos registrados.

En general, se consideran que son cuadros clínicos de una patología terminal, entre las que se encuentran dolencias extremas producto de artritis, cáncer, glaucoma, epilepsia, esclerosis múltiple, fibromialgia, y otras.

El aceite de CBD, por ejemplo, es muy acertado para problemas de epilepsia. Además, el aceite de cannabidiol alivia los dolores y se puede usar para los procesos vinculados con la quimioterapia que suele desencadenar reacciones nauseabundas y vómitos.

Entre el uso del CBD y el THC, la parte médica parece coincidir en que el primero resulta más recomendable que el segundo. Según argumentan, el CBD no interfiere con el normal desenvolvimiento de las funciones cognitivas ni psicomotoras de los pacientes.

Definitivamente, lo concluyente de esta terapia, conocida desde hace mucho tiempo, es que ha vuelto al interés público. Y aparte de algunos prejuicios aún latentes, lo más significativos es que concede a los enfermos una mejor tolerancia a los males que padecen, y por ende una mejor calidad de vida.

Comparte este contenido:

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.