Concienciar sobre los peligros del plástico

Contenedor con botellas de plástico. Foto: Marco VerchUna de las grandes preocupaciones de la sociedad actual es la conservación y el cuidado del medioambiente. Dentro del cajón de sastre del medioambiente encontramos diferentes frentes. El cambio climático está teniendo una gran repercusión y está ocupando muchos titulares en los medios de comunicación y quizás sea el mayor reclamo de estos días, pero hay muchos otros como pueden ser la contaminación del aire, la deforestación de los bosques, la degradación del suelo, la contaminación de los mares, océanos y ríos y la, cada vez, mayor escasez de agua.

El problema del plástico

Lo que hacemos como humanidad tiene su reflejo en el planeta y en muchas ocasiones provoca cambios irreversibles. Y hay que tener en cuenta que la Tierra es el único planeta habitable que conocemos, al menos, a día de hoy. Otro de los grandes problemas que tiene un importante impacto en el medioambiente es el uso y, sobre todo, el abuso del plástico; un problema del que no todo el mundo parece ser consciente. Para concienciar a la sociedad al respecto es necesario son fundamentales las campañas publicitarias que hagan hincapié y den a conocer este gran problema.

Son numerosas las campañas iniciadas por organizaciones como Greenpeace, un movimiento global del que participan más de 3 millones de personas en 55 países que tiene como objetivo cuidar del medioambiente, WWF, el Fondo Mundial para la Naturaleza, una organización que busca la preservación de la naturaleza y la conservación de la diversidad biológica, o Surfrider Foundation, una organización internacional que busca proteger los océanos, los litorales y las olas del planeta, así como las playas.

Las campañas publicitarias emprendidas por estas y otras organizaciones resaltan la presencia masiva de los plásticos en las aguas de la Tierra y las consecuencias que traen, afectando a la calidad del agua e interfiriendo, para mal, en los ecosistemas y en la vida animal.

A partir de la década de los 50 del siglo pasado es cuando comienzan a usarse los plásticos de manera masiva. Desde entonces, se han producido casi 9.000 millones de toneladas de plástico de los que siguen en circulación poco más de 2.000 millones de toneladas, lo que supone una gran cantidad de desperdicios y de residuos plásticos que no son biodegradables y tardan entre 100 y 1.000 años en desaparecer, pero, aun así, siguen dejando su rastro en forma de pequeñas partículas, a veces invisibles que, en muchos casos terminan siendo ingeridas por los peces y demás animales marinos.

Cada día utilizamos envases, envoltorios y objetos de plástico: bolsas grandes, pequeñas, botellas, recipientes, piezas de muebles, automóviles, fibras textiles… aunque no nos demos cuenta, el plástico está en todas partes, gracias a la versatilidad de este material que puede adoptar infinidad de formas y con distintas durezas. Urge, por tanto, encontrar alternativas al plástico para poder tener un mundo más sostenible que perdure en el tiempo y del que puedan disfrutar nuestros hijos, nietos y demás descendencia. Mientras esto ocurre, habrá que seguir intentando que el conjunto de la sociedad empiece a hacer un uso responsable de los plásticos y a reciclarlos para que tengan un menor impacto en el medioambiente.

Comparte este contenido: